Papel de la mujer en la cultura de América Latina

Need grammar proofread for final paper please :)

2020.04.21 18:18 reynita21 Need grammar proofread for final paper please :)

Hi everyone! I am writing my final exam for Spanish and would love some feedback on my grammar and sentence structure. I just want to make sure I make sense and my phrasing doesn't sound awkward. My paper is about violence against women in Mexico. I haven't added any citations.. this is just my rough draft. Any feedback is appreciated. I will link my google docs to make it easier. Thanks again!
https://docs.google.com/document/d/143tHm5uQxtKtKrG693yBEmRK60AoWfHHV6G0BKBbC6Q/edit?usp=sharing
Durante la década de 1990, más de 300 mujeres desaparecieron o fueron asesinadas en Ciudad de Juárez, México. Actualmente, 10 mujeres son asesinadas cada día en México. El hecho de que las mujeres sigan siendo muy susceptibles a la violencia y discriminación es un indicador de que los estereotipos de género tradicionales se penetran en la sociedad mexicana. Muchas mujeres tienen que pedir permiso a sus esposos si quieren encontrar un trabajo o estudiar en una universidad. Por lo general, los hombres controlan el dinero y la propiedad de la familia. La mayoría de los padres deciden pasar su fortuna exclusivamente a sus hijos. Además, priorizan la educación de los hijos. Estas actitudes limitan la independencia de las mujeres y restringen su influencia. Las reglas del patriarcado en realidad no están escritas, pero parecen tan evidentes que incluso las mujeres las respaldan.
A medida que el crimen continúa aumentando en México, la violencia contra las mujeres también ha aumentado. México ha acuñado el término ‘feminicidio’ para describir la violencia contra las mujeres en el siglo actual. El crimen siguió a las promesas del nuevo presidente López-Obrador de que la alta tasa de violencia sexual en México disminuiría como resultado de su presidencia. Sin embargo, la administración de López-Obrador ha recortado significativamente los fondos para proyectos como los refugios para mujeres. En respuesta a la violencia contra las mujeres, las mujeres han comenzado un nuevo movimiento - ‘revolución diamantina.’ El movimiento ganó el nombre después de que las demostradoras tiraron brillo rosado al jefe de seguridad de la Ciudad de México durante su manifestación inaugural. Este bombardeo de brillo avergüenza y confronta al individuo y se ha convertido en un símbolo de la lucha feminista mexicana.
El 16 de agosto de 2019, más de 300 mujeres se unieron para protestar. La protesta no solo fue para exigir el enjuiciamiento legal de los policías involucrados en feminicidios, sino también para fortalecer la política pública contra la violencia de género y la correcta implementación de la Ley General para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Se supone que esta ley garantiza la práctica correcta para cualquier víctima que presente un reclamo de violencia de género, pero no ha tenido el efecto positivo que debería tener. Las protestas comenzaron después de que surgieron las reclamaciones de que cuatro policías en la Ciudad de México habían violado a un jovencita de 17 años. Las demostraciones sirven para llamar la atención sobre los cientos de casos que quedan impunes. Sin embargo, algunos de los esfuerzos están siendo enterrados debido a que los medios se centran en el vandalismo que una pequeña mayoría de mujeres está haciendo durante las protestas. El hecho de que los medios de comunicación no se centren en la imagen más amplia de la discrimincacion y los asesinatos de mujeres, realmente resalta la opresión y los obstáculos que enfrentan las mujeres en México. Las manifestaciones pueden ser pacíficas, pero cuando siguen matando y oprimiendo a las mujeres, a veces todo lo que queda es enojo y dolor.
Según las Naciones Unidas, México es el segundo país más peligroso para las mujeres en América Latina. El problema de la discriminación contra las mujeres es difícil de erradicar porque está bien establecido en ideas que suponen que las mujeres son menos que los hombres. Sin embargo, es importante considerar qué factores pueden estar contribuyendo a la violencia contra las mujeres en México. Algunos caussas que se han asociado con la violencia y disciminacion contra las mujeres incluyen: desigualdades de poder, discriminación sexista y presión de grupo. La violencia contra las mujeres en México tiene origin en un contexto de impunidad basado en un sistema patriarcal de desigualdad y exclusión social. Hay un forma sistemática de impunidad en México que refleja la falta de acceso a la justicia. Con frecuencia, las víctimas son discriminadas cuando intentan buscar ayuda o justicia. Las mujeres constantemente enfrentan retrasos injustificados, faltas de pruebas forenses esenciales para la investigación, la interferencia injustificada en sus vidas privadas y muchas veces son culpadas por los autoridades. Para proteger a las mujeres mexicanas, el gobierno debe abordar las causas profundas abordando la cultura misógina clavadas en los sistemas judiciales y educativos del país.
Los expertos también discutan que una cultura de superioridad masculina y propiedad de las mujeres, conocida como machismo, refuerza las actitudes tradicionales de género y la violencia contra mujeres. Este poder a menudo se pone en práctica a través de actos físicos y psicológicos de violencia. La violencia se usa como una táctica para silenciar e intimidar a las comunidades y las personas que abogan por un cambio y es el resultado de normas culturales que toleran que los hombres ejerzan poder sobre las mujeres y las niñas como una práctica aceptada. Históricamente ha habido relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres. Cuando se establece este tipo de relación, las personas se condicionan a aceptar la violencia como un medio legítimo de resolver conflictos, tanto dentro de la familia como en la sociedad en general, creando y perpetuando así un círculo vicioso.
En los últimos años, los movimientos feministas se han organizado dentro de las escuelas contra el asesinato de mujeres y contra el acoso sexual, iniciando importantes debates sobre las nociones de seguridad y protección que intentan escapar de las influencias heteropatriarcales. Inspirándose en el pasado, las mujeres jóvenes continúan los esfuerzos de las mujeres del pasado para construir un futuro más brillante y cambiar las normas de género que continúan oprimiendo a las mujeres. En 1968, un movimiento estudiantil que luchó por los derechos democráticos contra el gobierno autoritario fue el preludio de la segunda ola del feminismo mexicano. Las mujeres desempeñaron un papel central en la protesta contra la corrupción y en lograr los cambios prometidos por la Revolución Mexicana. Desafortunadamente, el papel de la mujer durante las demostraciones estudiantiles en 1968 no se ha reconocido. Las mujeres también participaron activamente en las brigadas callejeras, se enfrentaron a la policía al igual que los hombres, también fueron arrestadas y estuvieron en el centro de los decisiones.
La presencia de mujeres durante la lucha estudiantil mexicana de ‘68 permitió el surgimiento de movimientos feministas para luchar por los derechos de las mujeres. Las estudiantes del movimiento ‘68 se convirtieron en enfermeras, maestras y periodistas. Desafiaron los estereotipos de género y propusieron cambios estructurales para transformar las prácticas tradicionales y restrictivas sobre sexualidad, cuerpo y poder. Pudieron desafiar las normas de género y poner a las mujeres en el espacio público. Estas mujeres no sólo protestaron por el autoritarismo estatal y la violencia policial, sino también enfrentaron el papel de género que se espera de las mujeres tanto en la familia como en la sociedad en general.
Años después del movimiento estudiantil de 1968, los estudiantes y las mujeres mexicanas aún están enfrentando la misma estructura de opresión, en un contexto de violencia más peor. Viviendo en una sociedad hostil, los movimientos de mujeres han sido en los últimos años las organizaciones más activas dentro de las escuelas. En el siglo actual, en una era donde el conocimiento, la ciencia y los derechos humanos han alcanzado su máxima expresión, las mujeres continúan siendo tratadas de una manera menos justa que los hombres. Con la violencia aumentandose, una nueva generación de feministas mexicanas están movilizando con tácticas más radicales con la esperanza de obligar al gobierno a actuar.
Muchos estudios revelan un sesgo cultural por el cual las mujeres son criticadas por buscar el poder, hablar demasiado en entornos públicos, expresar enojo o ser asertivas cuando negocian un salario más alto. Las líderes femeninas que muestran estas cualidades son percibidas como hostiles y desatentas. Sin embargo, la nueva generación de mujeres tiene la responsabilidad de crear una cultura que mantenga la lucha de la equidad de género. Invertir en las mujeres no es solo una cuestión de derechos humanos fundamentales, sino también una cuestión de liberación de una enorme fuerza para el crecimiento económico, social y cultural.
La impunidad por el asesinato de mujeres ha sido durante mucho tiempo la norma en México. Esta plaga refleja una impunidad institucionalizada por crímenes contra la mujer. Sin acción, habrá un aumento de feminicidios en todo el país. La violencia contra la mujer debe ser erradicada, no solo disminuida. La historia puede mostrar que las normas y la convención de género pueden ser complejas y duraderas, pero también que son flexibles y pueden ser, hasta cierto punto, susceptibles de cambio. Las mujeres y los hombres jóvenes deben aprender a reconocer y combatir los estereotipos que persisten en su vida cotidiana. Todavía queda un largo camino antes de que las autoridades se involucren por completo en el tema del feminicidio y tomen medidas inmediatas para salvaguardar la vida de las mujeres. Mantener el tema del feminicidio bajo los focos y hacer que la información esté disponible y accesible para las mujeres, es clave para responsabilizar a las autoridades y prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas.
submitted by reynita21 to Spanishhelp [link] [comments]


2018.12.05 23:36 alforo_ El lugar más peligroso para una mujer es su hogar

Los datos indican que más de la mitad de las mujeres victimas de violencia de género son asesinadas por su pareja o parientes cercanos
Es una realidad en todo el mundo: el mayor peligro que pueden enfrentar las mujeres está en sus propios hogares, de acuerdo con un nuevo informe sobre homicidios en el mundo realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.
En 2017, más de la mitad de las mujeres víctimas de homicidio fueron asesinadas por su pareja o parientes cercanos, según el informe. Además, los investigadores concluyeron que los esfuerzos realizados en algunos países para frenar estos asesinatos mediante nuevas estrategias jurídicas y programas sociales no han logrado avances tangibles.
El reporte, publicado el 25 de noviembre para coincidir con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, analizó cómo se relaciona la violencia contra las mujeres y las niñas con su estatus y su papel en la sociedad.
Asesinar a una mujer es “un acto letal a lo largo de un continuo de discriminación y abuso basados en el género”, escribió Yury Fedotov, director general de la agencia, en el prólogo del informe. Estas son cuatro conclusiones destacables del reporte.
La mayoría de las víctimas de asesinato son hombres. Sin embargo, es mucho más probable que las mujeres mueran a manos de los allegados más cercanos.
Al analizar los datos, el informe determinó que aproximadamente uno de cada cinco homicidios es perpetrado por una pareja o un familiar cercano, y las mujeres y las niñas conforman la mayoría de esas muertes.
De las casi 87.000 mujeres reportadas como víctimas de homicidio doloso en todo el mundo durante 2017, alrededor del 34 por ciento fueron asesinadas por su pareja y el 24 por ciento por un familiar.
El índice más elevado de mujeres que murieron a manos de su pareja o parientes se encontró en países africanos (una tasa de 3,1 víctimas por cada 100.000 mujeres), seguidos de naciones del continente americano (con una tasa de 1,6 víctimas por cada 100.000 personas de la población femenina). El índice más bajo fue el de Europa (0,7 víctimas).
Los datos en la actualidad incluyen ciertas salvedades.
Los investigadores indicaron que no es posible registrar con precisión los asesinatos relacionados con el género que ocurrieron durante conflictos armados, por lo que las cifras verdaderas en ciertas regiones podrían ser mucho más elevadas de lo que señala el informe. Asimismo, los datos no incluyen los homicidios irresueltos que posiblemente se hayan dado por el género de la víctima, y los analistas dijeron que muy a menudo la violencia contra la mujer no se reporta.
El informe tampoco dejó claro de qué manera ni si tomó en cuenta la violencia en contra de las mujeres transgénero en las estadísticas. Un vocero de la oficina de las Naciones Unidas no respondió a la petición de comentarios al respecto.
Jodie Roure, profesora en el John Jay College en Nueva York y quien ha realizado investigaciones exhaustivas sobre la violencia contra la mujer, recalcó que las prácticas de recopilación de datos varían de un país a otro.
“Estos datos tienen ciertas limitaciones”, explicó Roure. “¿Son un reflejo del panorama completo? No, pero lo importante es hablar al respecto, porque hace poco tiempo no lo estábamos haciendo”.
La culpa la tiene el sexismo; las mujeres también pueden ser perpetradoras.
A la raíz de la violencia doméstica contra las mujeres y niñas están las normas sociales que imponen que el hombre tiene autoridad del hombre para controlar a la mujer. Investigaciones al respecto que cita el estudio de la ONU revelan que los hombres y los niños que se atienen a las perspectivas estereotípicas sobre los roles de género —por ejemplo, que los hombres necesitan tener sexo más que las mujeres o que los hombres deben dominar a las mujeres— son más propensos a ser violentos con su pareja.
El reporte encontró que los hombres que matan a su pareja de sexo femenino por lo general mencionan haber tenido problemas con el alcohol, celos y miedo al abandono. En cambio, las mujeres que habían matado a su pareja de sexo masculino con frecuencia mencionaron que habían soportado largos periodos de violencia física a manos de esa pareja.
A pesar de tratarse de casos excepcionales, las mujeres también pueden ser responsables de la violencia de género. Por ejemplo, puede que algunas parientes cometan homicidios por honor, en los que las familiares asesinan a una niña o mujer por supuestamente haber deshonrado a su familia.
Existen muchas otras motivaciones detrás de los asesinatos por razón de género, a decir del informe. Entre ellas están la orientación sexual o la identidad de género de la víctima; las amenazas que enfrentan quienes hacen trabajo sexual; en el sur asiático puede ser por disputas sobre las dotes matrimoniales, o incluso acusaciones de brujería en África, Asia y las islas del Pacífico.
Algunos países ya tienen leyes en contra del feminicidio, pero no se ha llegado a un consenso sobre lo que significa ese término.
La palabra feminicidio se acuñó por primera vez en la década de 1970 en referencia a los asesinatos de mujeres y niñas. En años recientes, ha habido insistencia, en particular en Latinoamérica, en que se utilice el concepto con el fin de crear nuevas categorías legales y políticas públicas.
El año pasado, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, hizo un llamado en su país para erradicar “una cultura machista profundamente arraigada”, que “a fin de cuentas en verdad genera violencia en contra de las mujeres”. Después del asesinato de una mujer que fue parcialmente filmado, los brasileños usaron las redes sociales para exhortar a la gente a intervenir y detener la violencia doméstica. En Perú, las participantes de un reciente concurso de belleza montaron una protesta; enumeraron las estadísticas sobre los feminicidios en vez de dictarles sus medidas a los jueces.
En septiembre, la Unión Europea y las Naciones Unidas lanzaron un programa conjunto dedicado a combatir el feminicidio en América Latina. Sin embargo, el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito descubrió que no existe una definición estandarizada del término, lo cual ha derivado en una gran diferencia en las prácticas jurídicas y de recopilación de datos.
Los nuevos programas y leyes han logrado sensibilizar al público con respecto al tema, aunque la cantidad de estos asesinatos no ha disminuido en comparación a 2012, cuando Naciones Unidas realizó un estudio similar. No obstante, el informe concluye que se deben tomar más medidas a fin de ofrecer más servicios para las mujeres, así como cambiar las convenciones culturales.
“Una ley por sí sola no es suficiente”, comentó Roure. “Debe haber una estrategia integral y holística”. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=249843
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2017.04.13 15:18 RaulMarti _EDUARDO GALEANO ,MI COMPAÑERO. (Recuerdos de una etapa compartida)

Entender por qué Eduardo Galeano fue quien fue, pensó e influyó como lo hizo, mantuvo permanentemente una posición humanística, anticapitalista y, por ende, antimperialista, y tan apegada a América Latina y a sus dolores, permanentemente militante contra las injusticias, hace imprescindible ubicar al hombre en su tiempo.
Y también cuándo y cómo comenzó esa insobornable militancia de la cual quien esto escribe, fue testigo presencial y compañero político en sus primeros pasos.
La década 1950-1960 fue muy rica en acontecimientos.
En los cinco años anteriores, y habiendo salido de la II Guerra Mundial, Inglaterra, que durante más de un siglo había sido la potencia dominante en lo económico y en lo político, había sido desplazada por la ahora potencia dominante, los Estados Unidos, los que si bien habían perdido hombres en los frentes europeo y asiático, en contrapartida habían aumentado su potencia económica, no solamente por el esfuerzo de guerra, sino también por la incorporación de las mujeres a la producción, para llenar las plazas que los combatientes habían dejado vacías.
Un nuevo orden quedó establecido en la conferencia de Breton Woods (1944), sellando -en lo económico y en lo político y con efectos perdurables hasta hoy (Banco Mundial, FMI, etc.)- la absoluta predominancia de la nueva potencia emergente.
La Guerra Fría había tenido picos peligrosos, cuando los “sospechosos” rusos, hijos de Gengis Khan y de las heladas estepas del Asia Central, que ya no montaban en pequeños y robustos corceles sino en tanques T-34 y volaban en Migs y Tupolevs, habían tenido el atrevimiento de bloquear el aeropuerto de Tempelhoff (Berlín), obligando a las potencias “democráticas” (EEUU, Francia y R.U.) a establecer un puente aéreo para abastecer a la asediada ciudad.
Europa se beneficiaba del Plan Marshall, ideado no solamente como valla de contención de la amenaza comunista, sino como negocio de USA para vender productos industriales y agrícolas y crear un mercado para sus productos.
Franco -gracias a su territorio-portaaviones y a sus bases navales- había recibido la bendición democrática lo que terminaba con su aislamiento y le permitía entrar, primero en la Unesco y luego en las Naciones Unidas.
Y Alemania, la vencida, recibía una generosa ayuda económica entre la cual estaba el perdón de gran parte de sus deudas por indemnizaciones de guerra.
Entretanto, sus capitalistas se aplicaban -como solo lo saben hacer los alemanes- a la reconstrucción de sus desvastados territorios y de su postrada economía entre algo más que rumores de imparable y generalizada corrupción.
En América Latina, en 1948, los Estados Unidos habían consolidado jurídicamente su incontestable dominio con la creación de la Organización de Estados Americanos (OEA) entre feroces tumultos populares (el “bogotazo”) que obligaron a las delegaciones a recluirse en el Hotel Tamanaco (Bogotá) mientras el presidente,el “carnicero” Laureano Gómez asesinaba a su pueblo.
Como la guerra había cegado las fuentes de abastecimiento dedicadas al esfuerzo bélico, algunos países (Argentina, Brasil) intentaron sustituir el modelo agro exportador tradicional por un desarrollismo sustitutivo de las importaciones, que quedó solo en el crecimiento de industrias livianas y de consumo.
La vuelta a la producción de economías antes afectadas por la guerra, ahora con industrias fabricantes, ya no para mercados nacionales, sino mundiales, utilizando nueva maquinaria, etc.,al abatir costos y precios de venta, hace abortar los incipientes intentos de las burguesías nacionales por desarrollar su industrialización.
Una crisis generalizada se abatió sobre los los países latinoamericanos con repercusiones en lo político.
Gobiernos seguramente más represivos que los anteriores llenan el mapa del nuevo continente.
En 1948 el general Pérez Jiménez derribó el gobierno democrático de Rómulo Gallegos en Venezuela. Su dictadura sanguinaria dura 10 años.
En 1952 el sargento Batista (ex integrante de fuerzas de ocupación norteamericanas) eliminó a Prío Socarrás como presidente legítimo y se entronizó en Cuba (con el apoyo del Departamento de Estado y la Mafia norteamericanos) hasta ser depuesto en 1959 por los revolucionarios comandados por Fidel, el Ché, Camilo Cienfuegos, etc.
Stroessner dictaba su ley en Paraguay y Duvalier y sus “tonton macoutes” en Haití.
Getulio Vargas, nacionalista brasilero, no resistió las presiones y se suicidó en 1954.
10 años después, los militares inaugurarían una de las dictaduras más duras y prolongadas de América Latina.
En Republica Dominicana dominaba política y económicamente el país Rafael L. Trujillo y Anastasio Somoza en Nicaragua.
En contrapartida, en 1952, el Mov. Nacionalista Revolucionario (MNR) de Paz Estenssoro, Siles Suazo y Juan Lechín (líder sindical) derriba a bombazos de dinamita minera, el gobierno entreguista de M Urriolagoitia en Bolivia, nacionaliza el estaño (principal riqueza del país) y realiza una reforma agraria.
En Guatemala, los gobiernos democráticos de Arévalo y su sucesor, el coronel Arbenz se atreven con la intocable United Fruit (“Mamita Yunai” para los guatemaltecos) entre cuyos propietarios están el Secretario de Estado de los EEUU, John Foster Dulles y su hermano Allen. Pero el levantamiento del coronel Carlos Castillo Armas, (1954), auspiciado, financiado y armado por el Gobierno de los Estados Unidos, aborta con un baño de sangre el atrevido intento de tocar, nada menos que en América Central, los intereses de las multinacionales norteamericanas. Desde entonces, Guatemala vive un permanente genocidio.
Para nuestra generación (la del que escribe y coetáneos) el asesinato guatemalteco equivalió -en nuestro sentimiento latinoamericano- a la Guerra Civil Española. Fue NUESTRA GUERRA CIVIL.
En la Conferencia Interamericana de Caracas (OEA 1954), se estableció que “la actividad comunista en cualquier país implicaba una amenaza al sistema panamericano”
Es la época del “macartismo” y las consecuencias no se hicieron sentir sólo en el territorio norteamericano.
Por esas fechas los Estados Unidos promueven la firma del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), según el cual, todo ataque contra un país americano sería respondido por el conjunto de los demás países.
¿Puede alguien imaginarse un ataque extracontinental contra El Salvador, México, Uruguay, Argentina, Paraguay, etc.?
En cambio, es fácil suponer que lo que se intentaba era apoyar la política exterior norteamericana en su enfrentamiento con la Unión Soviética.
Como corderos, todos los gobiernos suscribieron este infame tratado. Galeano tiene 14 años cuando comienza a generarse en Uruguay un movimiento de resistencia a la firma del tratado entreguista, movimiento integrado fundamentalmente por jóvenes sin militancia política anterior, muchos de ellos intelectuales que realizan una intensa campaña llevando su planteamiento al interior del país.
Se genera una consciencia de que pertenecemos al mismo continente, al que hemos vivido de espaldas durante mucho tiempo, y que estamos amenazados por el mismo enemigo.
Mi amigo, Conrado Hofmann (“el alemán”), me convence de que si quisiera -como lo quiero- transformar el mundo en algo mejor, es indispensable hacerlo a través de la militancia política.
Convencido, me afilio al Partido Socialista del Uruguay y dentro de él, a las Juventudes Socialistas (JJSS).
El Partido a esa fecha tiene unos 40 años, y ha soportado, como otros partidos socialistas (socialdemócratas) del mundo, la dolorosa escisión producida cuando se organiza la 3ª Internacional, origen de los Partidos Comunistas nacionales.
La orientación del P.S. es socialdemócrata y europeizante, pero la Juventud del Partido está influida por el potente pensamiento marxista y latinoamericano de Vivian Trías, culto y original, incansable y lúcido trabajador, investigador e intérprete de la historia, orador brillante, enamorado de nuestra América mestiza, de su gente, de sus tradiciones, de sus culturas.
No menos importante es la influencia de un exiliado argentino del peronismo Enrique Germán Broquen, de enorme cultura (proviene de las capas superiores de la oligarquía argentina pero se pasa a las filas del pueblo), también marxista consecuente, especialista en el análisis del fascismo.
Y entre estas influencias, la situación objetiva que vive el Uruguay, el mayor conocimiento de Latinoamérica y de la influencia nociva del imperialismo norteamericano a lo largo de la historia, las JJSS comienzan un movimiento tendente a “latinoamericanizar” el viejo Partido, movimiento que culmina en el XXXI Congreso, en el que se revisa la teoría socialdemócrata que lo informaba hasta el momento, y se traban relaciones con el PS Chileno (“siempre más a la izquierda que todos los demás”) y demás movimientos progresistas latinoamericanos.
El PS tiene un periódico (El Sol) del cual es Secretario de Redacción Guillermo Chifflet (Yuyo, el Flaco), integrante de las JJSS, uno de los hombres más puros, solidarios, entregados y coherentes de nuestra generación. (1)
Chifflet me invita en 1956 a colaborar en el periódico, lo que acepto, encargándome de la redacción de una sección de noticias internacionales.
Los jueves por la noche vamos a la imprenta y entre el ruido de las máquinas, el calor del plomo fundido y sus vapores, van saliendo las líneas escritas que luego arma en planchas el tipógrafo.
Con la plancha entintada y una blanca hoja de papel encima prueba qué tal saldrá “eso”que mañana aparecerá transformado en hojas de periódico.
En un rincón, y en una vieja “Underwood”, compongo mi columna que le alcanzo al Yuyo.
Este ,con las manos llenas de borradores , muchos de ellos garabateados, algunos prolijamente escritos, otros” arborescentes” porque tienen anotaciones marginales por todos lados y sólo el Flaco, es capaz de hacerlos coherentes, se los va alcanzando al linotipista que digita hábilmente un gigantesco teclado lleno de letras y signos, entre puteadas por el desorden con el que se le van alcanzando los trabajos, y tragos de leche pare evitar el saturnismo (enfermedad profesional de los que manejan plomo o sus compuestos).
A la una (o a las dos) de la madrugada, salimos de la imprenta y por la calle Isla de Flores ,cantando bajito, nos vamos caminando para casa con el periódico calentito bajo el brazo.
¡Cuántas hermosas sensaciones que ahora son recuerdos!
Sucede que “El Sol”, como todo buen periódico que se precie ilustra su página 3 con una viñeta o caricatura.
Nunca conocí al dibujante anterior a mi llegada ,el que seguramente entregaría su trabajo anticipadamente a nuestra ida a la imprenta o lo dejaría en un lugar determinado.
Por razones que desconozco, un buen (o mal) día, el Flaco me comunicó que estábamos sin dibujante.
Y con esta carencia salió el periódico dos o tres semanas.
Una noche,-serían como las nueve-y estando de reunión con mis compañeros en el local de nuestras JJSS, me llama Guillermo para presentarme a la nueva adquisición del periódico: el futuro dibujante.
En el hall de recepción de la Casa del Pueblo (denominación de las sedes de los PS) me presenta a un joven de ancha y tímida sonrisa, traje gris claro, chaqueta cruzada, camisa blanca, corbata azul celeste al tono, aún lampiño, con granitos en la cara semirrubicunda y una voz que le “galleaba” todavía por el cambio de edad.
Debía tener unos 16 años.
El nuevo dibujante se llamaba EDUARDO HUGHES GALEANO, sí, el futuro escritor.
Pertenecía a una familia “patricia” y creo que su padre era abogado e integrante de uno de los estudios profesionales de mayor prestigio en Uruguay, y como tal, asesor de las más importantes empresas multinacionales (Ford, Coca-Cola, etc.) a quienes, si tocaba, incluso defendería frente al Estado uruguayo.
Para nosotros integrantes y jóvenes de las JJSS, las familias Hughes, como los Posadas (Carmen,viuda hoy de de Mariano Rubio) y otras, no nos resultaban simpáticas, por decirlo diplomáticamente.
Supongo que por eso, nuestro novel dibujante suprimió el nombre paterno y además en sus colaboraciones en el periódico se firmaba “JIUS”.
Las viñetas eran francamente elementales,de trazos gruesos y negros,como hechas con una brocha,ignorantes de las reglas del dibujo y mucho más de las "áureas proporciones".
Pero no habiendo otra cosa a mano...
No concurrió asiduamente a las reuniones de nuestro grupo político de jóvenes socialistas.
No recuerdo durante cuánto tiempo seguimos publicando sus dibujos en el periódico.
Sabíamos que contábamos con él y que “comulgábamos” juntos políticamente.
Quizá desapareció para reflexionar y hacer ensayos para cambiar aquella voz, en esa profunda tranquila y bien timbrada que conocemos.
De lo que no desapareció nunca fue de la actividad literario-política.
Tenía Galeano 33 años cuando comenzó la dictadura em Uruguay (1973) y una larga actividad y producción literaria. Eduardo emigró a Buenos Aires, donde fue director de una revista (Crisis), hasta que también, perseguido por Videla y sus compinches de la Junta Militare , tuvo que huir de la Argentina para no correr la misma suerte de los miles de torturados, presos, desaparecidos, etc. que el régimen militar produjo.
Volvió a nuestro país em 1985,reinstaurada la democracia
Por esa época , atendiendo mi actividad profesional de entonces, un llamado telefónico me llevó a visitar, en una casa del barrio del Buceo, a un señor que resultó ser...... EDUARDO GALEANO ,mi viejo compañero.
Un abrazoy una conversación sobre “aquellos buenos tiempos” selló el afecuoso reencuentro.
Después, nunca más lo vi.
NOTA: 1.-Guillermo Chifflet fue dos veces senador por el Frente Amplio. A instancias de Tabaré Vázquez en su primera presidencia (ahora lo es por segunda vez) el Parlamento Uruguayo (legisladores del Frente Amplio incluidos) autorizó que la armada uruguaya realizara maniobras conjuntas con la de Estados Unidos en el Atlántico Sur. Chifflet en solitario votó en contra y renunció a su banca en señal de protesta.
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2017.02.01 10:15 Subversivo-Maldito Resumen de la PRIMERA PARTE (Hacia una nueva Transición) del Documento POLITICO que el Equipo de Pablo Iglesias presentará en VistaAlegre II, y, titulado: Mandar Obedeciendo (Podemos para Todos)

PRIMERA PARTE: HACIA UNA NUEVA TRANSICIÓN:
La primera Transición y el Régimen del 78. B) Los años 80-90 y los hechos que nos han conducido a la necesidad de una NUEVA TRANSICIÓN a partir de la Crisis del 2008. C) El surgimiento de Podemos. D) «Vistalegre I»: la máquina electoral. E) El bloqueo. F) Un régimen débil y un gobierno no tan débil: el epílogo de Rajoy. G) El efecto poltergeist y el bloque de la restauración. H) Las claves de la nueva transición: el fin del miedo.
A) La primera Transición y el Régimen del 78
España vive una tensión entre restauración y cambio....Aunque no hayamos logrado todos nuestros objetivos, hemos cambiado nuestro país. La corrupción ya no se acepta con resignación; a los políticos que hacen mal las cosas no se les recompensa; a los políticos corruptos no se les celebra; los machistas, sean en la política, en el periodismo, en la universidad o en la empresa, ya no campan a sus anchas; la monarquía no puede seguir comportándose como si España fuera su cortijo;... Queda mucho por hacer, pero estamos cambiando nuestro país.
El régimen del 78 ha dado el nombre al sistema político español vigente desde la promulgación de la Constitución de 1978 hasta las elecciones generales de diciembre de 2015. Tal sistema fue el resultado de la Transición, un proceso de transformación institucional que posibilitó el tránsito desde una dictadura hacia una democracia liberal... Vázquez Montalbán definió la relación entre los actores protagonistas de la Transición como «una correlación de debilidades», pues las élites del franquismo carecían de legitimidad pero tenían casi todo el poder, mientras que las élites de la oposición democrática (básicamente la izquierda) tenían solo legitimidad.
La Transición tuvo como hitos fundamentales los referéndums que avalaron la Ley para la Reforma Política y la proclamación de la Constitución de 1978 con los Pactos de la Moncloa incluídos...Al mismo tiempo, el fracaso del golpe de Estado del 23F (que fortaleció a Juan Carlos de Borbón) y la abrumadora victoria del PSOE en 1982, (con la incorporación de España a la Comunidad Europea y con el referéndum sobre la OTAN) consolidaron el un nuevo proceso político en este País. Al mismo tiempo, el sistema del 78 se articuló sobre dos grandes partidos nacionales, que se las supieron "componer" para resistir la tensión plurinacional....En el caso catalán, la clave fue el reconocimiento mutuo entre las élites españolas y las catalanas. En el caso del País Vasco, el terrorismo de ETA, el consenso entre los principales partidos, restó progresivamente capacidad operativa a ETA y, sobre todo, apoyo político en Euskadi y Navarra.
Por otra parte, como en el resto del mundo, durante las tres primeras décadas del sistema del 78 tuvo lugar un enorme desarrollo de la cultura audiovisual y los medios de comunicación, que se consolidaron como actores ideológicos fundamentales, y, con un nivel de influencia sin precedentes.
Por último, la base social que garantizó el éxito del sistema político del 78 fueron unos sectores populares cuya aspiración era convertirse en clases medias....y vivir en el sueño de la modernización y mejora de sus condiciones de vida, un objetivo que hasta cierto punto se cumplió....No se puede negar que la mejora de las condiciones de vida de amplios sectores de la población y la extensión y mejora de los servicios públicos fue una realidad durante los años ochenta y noventa del pasado siglo xx. Después vendría la crisis del 2008, que nos hizo contemplar a dónde nos había llevado un modelo de desarrollo sustentado en la especulación inmobiliaria y en el consumo mediante el crédito ilimitado....y, todo ello, en un país con una estructura productiva débil, la cual, a su vez, había transferido buena parte de sus atribuciones soberanas a Europa....Con la crisis de 2008 comenzó en España una década de transformaciones que culminaría en la nueva transición que estamos viviendo.
B) Los años 80-90 y los hechos que nos han conducido a la necesidad de una NUEVA TRANSICIÓN a partir de la Crisis del 2008.
A partir de finales de los años 70 se producirá un empoderamiento constante de los sectores financieros...en dónde la globalización económica tendrá un signo político de carácter neoliberal: la desregulación financiera puso fin al sistema monetario y financiero de Bretton Woods.....Tras duros conflictos, los trabajadores perdieron capacidad de negociación...limitándose los instrumentos de protección social....Crecieron también las deslocalizaciones productivas hacia áreas periféricas con mano de obra barata y el deterioro medioambiental alcanzó dimensiones inéditas....Los años 80 fueron tiempos de derrota para los proyectos emancipatorios y de desgaste progresivo de la URSS y sus países satélites, que se fueron desplomando como un castillo de naipes desde finales de los años ochenta.
Fueron años en dónde comenzó hablarse del «fin de las ideologías»....y, en dónde, muchos "progresistas" llegaron a creer, e, incluso defender que era verdad.... A finales de la década de los noventa comenzaron a sugir adversarios políticos al neoliberalismo no solo en forma de movimientos sociales, sino también de nuevos gobiernos que reivindicaron un nuevo papel del Estado, como, por ejemplo, sucedió en En América Latina....Al mismo tiempo, paralelamente, frente a la vieja hegemonía absoluta de Estados Unidos en los ámbitos políticos y económicos, emergieron nuevas y viejas superpotencias como China y Rusia.
Al mismo tiempo, la desaparición del bloque del Este y la reunificación alemana constituyeron el mejor empujón para la expansión del poder financiero y el predominio alemán en Europa, que adquirió rango constitucional con el Tratado de Maastricht en 1992, por el que los Estados entregaban la soberanía monetaria al Banco Central Europeo.
Tras Maastricht, los mecanismos de intervención en la economía por parte del Estado quedaron reducidos a los recortes, la contención salarial...; o dicho en plata: en la Unión Europea de Maastricht y del Tratado de Lisboa la capacidad de los gobiernos para tomar decisiones políticas macroeconómicas nacionales es más que escasa.
Por su parte, la crisis del 2008, sin embargo, que comenzó en Estados Unidos como crisis hipotecaria, provocó en Europa efectos desastrosos, sobre todo en los llamados despectivamente PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España), donde millones de personas perdieron sus empleos y sus viviendas y donde los sistemas de salud y educación públicos se deterioraron, produciendo una notable inestabilidad política. En la europeriferia, la respuesta de los gobiernos (ya fueran conservadores o socialdemócratas) desplazar la carga y las consecuencias de la crisis de los bancos a la gente, aplicar recortes y precarizar el mercado de trabajo....
Entretanto, en España, la cual en el pasado siempre se ponía como ejemplo de éxito económico por parte de los partidarios de la moneda única y del Tratado de Lisboa, se tiene que enfrentar a una situación social humillante, consecuencia de un modelo de desarrollo fundamentado en burbujas inmobiliarias y pelotazos urbanísticos, administrados y promovidos por los viejos partidos del régimen del 78....Las políticas de recortes aplicadas en la última etapa de Zapatero y continuadas por Rajoy fueron determinantes para desencadenar la crisis de régimen del 78...La clave fue el ensañamiento con amplísimos sectores populares fruto de las políticas de austeridad y recortes aplicadas, y sobre todo la terrible frustración de expectativas entre las generaciones más jóvenes...El 15M fue quizás la válvula de escape más obvia de aquellas frustraciones...aunque lo cierto es que cogió a la izquierda con el pié cambiado revelándose su impotencia en esos momentos...Y es que el 15M proporcionó también muchos de los ingredientes de un nuevo sentido político antioligárquico que no se podía entender solamente mediante la geografía ideológica tradicional izquierda-derecha...El 15M abrio las posibilidades de articular un nuevo espacio político....iniciando, con ello, un ciclo de amplia movilización social que tuvo como máximos exponentes la PAH y los colectivos de vivienda y las mareas, y que llegó al menos hasta las Marchas de la Dignidad de la primavera de 2014.
C) El surgimiento de Podemos
Y, en este contexto, apareción Podemos....En enero de 2014 Podemos era apenas un grupo de cuadros con experiencias intelectuales y militantes muy concretas; La Tuerka como espacio de reflexión y experimentaciones en la comunicación; algunas reflexiones académicas sobre los procesos de cambio en América Latina; algunas experiencias militantes superpuestas y diversas (en Izquierda Anticapitalista, en Juventud Sin Futuro, en el movimiento estudiantil, etcétera).... Debemos estar orgullosos de aquella etapa y de aquel espíritu que está en nuestro ADN, pero es absurdo reivindicar hoy «la vuelta a los orígenes». Después vinieron las elecciones europeas con un resultado electoral impresionante para Podemos (1,3 millones de votos y 5 europarlamentarios...Más tarde la desgastante gincana electoral que tuvimos que vivir (siete procesos electorales sin pedir dinero a los bancos)...No se alcanzaron los cielos pero gobernamos, junto con otros compañeros, los principales Ayuntamientos de nuestro país y tenemos peso en los gobiernos de muchas comunidades autónomas... Si no comentemos errores de inmadurez, podemos consolidarnos como la principal fuerza de oposición político-social ...con el objetivo de intentar ganar las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales.
D) «Vistalegre I»: la máquina electoral
Tras las elecciones europeas afrontamos un proceso de organización para construir Podemos como máquina electoral....Cometimos entonces....Uno de ellos fue el del excesivo poder otorgado al equipo dirigente, que terminaría concentrándose especialmente en las secretarías general, política y de organización...Sus "frutos" surgieron cuando cuando se empezaron a producir diferencias políticas, propias de una organización democrática, entre secretarías con tanto poder que llegaron a convertirse en APARATOS CON VIDA PROPIA...Lo cierto es que las diferencias políticas enfrentaron no solo a compañeros, sino también a aparatos con amplias estructuras de profesionales liberados, que solamente pudieron salvarse gracias a la intervención de los inscritos que, mediante su participación en diversas consultas, determinaron dos rutas estratégicas cruciales: no apoyar el acuerdo de gobierno del PSOE con Ciudadanos y concurrir a las elecciones generales en confluencia con IU y EQUO en el conjunto del Estado (y no solo en Galicia y Cataluña)....En estos momentos, todos estamos de acuerdo en que un Podemos con sistema de tres macrosecretarías todopoderosas no funciona bien para afrontar el momento estratégico actual y es el peor límite a la descentralización y a las garantías a la pluralidad.
Nuestros resultados en las elecciones generales de diciembre de 2015, aunque no nos permitieron "asaltar los cielos", superaron ampliamente las expectativas de las encuestas...Superaron el 20,5% y mejoramos los resultados de todas las autonomías excepto Aragón. En Comú Podem (ECP) fue la primera fuerza política en Cataluña y ganamos también en Euskadi con un 26% de los votos....Es cierto que el PP ganó las elecciones, pero, también lo es, que con sus peores resultados desde 1989 (cuando Aznar no llegó al 26% de los votos), mientras que el PSOE obtuvo su peor resultado desde la Transición (22%) y Ciudadanos, que había llegado a encabezar las encuestas, no llegó al 14%.....Las elecciones de diciembre de 2015 marcaron un antes y un después....y, en dónde, asistiremos al bloqueo político que se vivió hasta la investidura de Rajoy a finales de octubre de 2016.
E) El bloqueo
El denominado «bloqueo» es el periodo que va desde las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 hasta la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en octubre de 2016. Durante ese tiempo se produjeron dos intentos de investidura fallidos y unas nuevas elecciones generales.
Es evidente que los históricos resultados de diciembre no crearon una suerte de situación de empate entre las fuerzas del cambio y las fuerzas de la restauración....Sería de esperar que las primeras tuvieran muy claro que el cambio, en esos momentos, pasaba por lo siguiente: a) Apostar por una política económica más soberana, redistributiva y crítica con el modelo alemán para Europa. b) Recuperar derechos sociales, con medidas de regeneración efectivas (como la prohibición de las «puertas giratorias»).c) Apostar por una real Independencia de la justicia, asi como por una reforma del sistema electoral haciéndolo más proporcional.d) Oponerse al TTIP y asumir la urgencia de afrontar los problemas medioambientales. e) Practicar políticas efectivas de defensa de los derechos de las mujeres. f) Afrontar el carácter plurinacional de España.
A priori algunos pensaban que cabía esperar que el Partido Socialista hubiera podido asumir al menos una parte de esta agenda....Pero no fué así....El PSOE ya formaba parte, y, defendía, desde años, del Statu Quo... Cuando hablamos de los defensores del statu quo del viejo sistema político, nos estamos refiriendo a los grandes empresarios y banqueros, y sus aparatos de poder, con capacidad para determinar las decisiones en los partidos que les defienden, entre ellos, además del PP y Cs. también el PSOE.... Este bloque de poder es partidario de: a) Mantener una política económica neoliberal conformista con las dinámicas europeas. b) Mantener la Constitución como papel mojado en lo que se refiere a la soberanía y los derechos sociales.c) Mantener una trinchera estrecha para bunkerizarse frente la plurinacionalidad.
En conclusión: hoy ya nadie duda que ningún sector relevante del PSOE contempló jamás la posibilidad de formar con nosotros un gobierno que asumiera los desafíos del cambio...Y ello, por mucho que Pedro Sánchez pretendiera apropiarse de la expresión «fuerzas del cambio», incluyendo en ella a su partido y a Ciudadanos....Y fue una pena porque Gobernar con el PSOE era una posibilidad, llena de dificultades y de riesgos, pero que habría despertado la ilusión y la esperanza de muchos ciudadanos. En su lugar asistimos a un periodo en el que, al tiempo que los poderes económicos y sus aparatos debatían las diferentes fórmulas políticas para mantener su poder...y, en dónde, todas las fórmulas y estrategias de las élites y sus partidos compartían un elemento: Podemos no debía estar, bajo ningún concepto, en el gobierno de España....Para lograrlo, se llegaron a barajar múltiples opciones....Se llegó incluso a presionar a Mariano Rajoy para que se echara a un lado y favoreciera a un candidato limpio del PP que lograra los apoyos de Ciudadanos y del PSOE. Pero Rajoy resistió, negándose a asumir en solitario el espectáculo de la corrupción, y supo esperar....La otra opción consistía en presionar a Podemos para que favoreciera, mediante una abstención, un gobierno del PSOE sobre la base de un acuerdo programático entre el PSOE y Ciudadanos...Nuestros inscritos demostraron claramente que no aceptaban esa opción...
La opción que Podemos defendía, es decir, un gobierno del PSOE presidido por Sánchez con una presencia proporcional de Podemos, las confluencias e IU, mediante la abstención de ERC y PDC, jamás se la hubieran permitido a Pedro Sánchez. Y lo sabemos porque él mismo se lo contó a Jordi Évole ante millones de espectadores.
Ahora bien, es evidente tambié´n que durante todo este periodo sufrimos un desgaste notable, y, cometimos fallos...y que nos decepcionaron los resultados de las elecciones generales de junio de 2016 ante las expectativas de unas encuestas que aseguraban que obtendríamos la segunda posición y que, en algunos casos, apuntaban incluso la posibilidad de superar al PP....No fue así...Ahora bien, del mismo modo, estoy convencido que de haber concurrido a las elecciones del 26J en los mismos términos que en 2015, los resultados habrían sido peores....No deberíamos olvidar que la petición de «unidad, unidad» fue una de las más repetidas durante esos meses y, por ello, hubiera sido muy difícil explicar por qué compartiendo tanto del programa no compartíamos las elecciones y caminábamos juntos.....Y algo esencial: de nuevo, fuisteis los inscritos y las inscritas en Podemos quienes marcasteis el rumbo....
F) Un régimen débil y un gobierno no tan débil: el epílogo de Rajoy
En los años setenta una familia vivía con un sueldo. Hoy, en una misma familia a veces entran dos sueldos y no se llega a fin de mes....Pero aún existe un problema aún mayor: la casta política y mediàtica nos quiere convencer que estamos ante una situación "natural"...Se pretende conseguir la normalización de la precariedad, y, en difinitiva, imponer la resignación disfrazándola de «recuperación».
No es cierto que el del PP sea un Gobierno en una situación de debilidad, a pesar de no contar con una mayoría parlamentaria. Como escribió el periodista Enric Juliana, en esta legislatura íbamos a ver garrotazos para la galería en el Congreso y acuerdos estratégicos por la noche. Y lo estamos viendo. El PSOE, además de entregar el gobierno al PP, está permitiendo que el Gobierno pueda saltarse cómodamente las decisiones del Congreso en materia de salario mínimo y pobreza energética actuando poco menos que como un ministerio de maquillaje social del Gobierno....Al mismo tiempo, todos estamos viendo como el Gobierno cuenta con facultades legales y reglamentarias para gobernar ignorando al Congreso, logrando que buena parte de las decisiones de este queden en papel mojado....sabiendo que el PSOE tiene sobre su cabeza la espada de Damocles de la convocatoria de nuevas elecciones, una amenaza que los socialistas no están en condiciones de resistir.
Se nos está acusando de ser una fuerza irrelevante y se ha llegado a afirmar que el PP y el PSOE «nos comen la tostada» en el Parlamento...Lo que no se dice es las dos iniciativas clave del PP y del PSOE en los últimos meses han sido las relacionadas con la subida del SMI (salario mínimo interprofesional) y la pobreza energética....¿Desde qué momento comenzarón los partidos del bipartidismo a preocuparse por cuestiones como éstas?...Pues desde aquel en que la acción coordinada de Unidos Podemos, las confluencias y las organizaciones de la sociedad civil, llevaron estas demandas al Parlamento...Si no fuera así, aún estaríamos esperando...No interesa informa que fuímos nosotros quienes hemos incluido estos temas en la agenda del Congreso, al mismo tiempo que hemos conseguido que su tramitación saliera adelante....A continuación, el PP y el PSOE no tienen reparo en "subirse al carro" y presentase ante la opinión pública como los "creadores originarios" de tales medidas....Pero la gente no es tonta y está cada vez mejor informada....Muchos ya saben que el PP y el PSOE, en relación a las dos medidas señaladas, han hecho un pacto a escondidas para intentar ponerse una medalla y, sobre todo, pactar esas medidas en un formato rebajado respecto a lo que podrían haberse aprobado si su trámite hubiese continuado en el Parlamento....Podemos había propuesto una subida del SMI que debería alcanzar los 800 euros en dos años y los 950 euros en cuatro años, mientras que la aprobada por el PP y el PSOE lo deja en 707....Pero lo importante es que lo han hecho, ¡forzados!....lo que nos muestra que Podemos no es inutil en un Parlamento Democrático....
G) El efecto poltergeist y el bloque de la restauración.
Aunque algunos piensan lo contrario no creo que sea cierto que los tiempos que están por venir nos lleven de nuevo a la situación del año 78 y la vuelta del Bipartidismo...La situación sociopolítica que atravesamos indica justo lo contrario: vivimos una transición hacia algo nuevo, aunque, como en toda transición, pasamos por tiempos de incertidumbre, y, como siempre, ante la tensión que representa la lucha entre lo nuevo y un bloque restaurador que se resiste a los cambios.
Es cierto que ante las esperanzas y anhelos de cambio despertados con el 15M, las élites y sus aparatos han puesto toda su maquinaria a funcionar para lograr que todo cambio que se tenga que dar sea siempre a favor de sus intereses. Se trata de una estrategia gatopardiana que pretende imponer un plan «restaurador-normalizador» capaz de servir de freno a los desafíos abiertos por la irrupción del 15M y de fuerzas como Podemos.
Tal plan restaurador intentará sustensarse en dos pilares fundamentales: a) Reimplantar el sistema del turno mediante una fórmula nueva de tipo «turnismo por abstención», asegurando con ello que se pueden tejer sucesivos acuerdos, legislativos y ejecutivos, entre los partidos de la Triple Alianza (PP, PSOE y C’s). b) Construir su proyecto de futuro haciendo irreversibles las reformas aplicadas en el periodo 2010-2016, asi como intentar edificar un nuevo modelo de Estado basado en los recortes ya aplicados, es decir, la precariedad y la desigualdad ya generadas....En definitiva, estamos estamos asistiendo a lo que podríamos denominar como el «efecto Poltergeist»: las fuerzas de la restauración quieren edificar una nueva casa común de convivencia sobre el cementerio social que ellos mismos han generado previamente con sus políticas.
España no puede construir un modelo de convivencia sobre la precariedad, los salarios de pobreza y el desempleo crónico, o con pensiones que pierden poder adquisitivo año tras año, así como el trasvase de lo público a manos privadas, la emigración de jóvenes, etcétera....
Para evitarlo es necesario abrir en nuestro país tres grandes procesos de cambio: económico, político y social: a) El cambio económico que proponemos tiene que seguir orientado a revertir cuanto antes los recortes en sanidad, educación, etc consolidados hoy gracias al acuerdo de techo de gasto entre el PP y el PSOE para 2017. ...Nuestro objetivo tiene que ser el de superar el diseño elaborado con la idea de que convertir a nuestro país en un Estado de la periferia europea y al servicio de los intereses económicos de los grandes centros de poder europeos....También es necesario establecer un salario mínimo en sintonía con las necesidades reales de la gente, superando las dos sucesivas reformas laborales del PSOE y del PP, estableciendo un renta garantizada que haga posible que todo el mundo tenga acceso a unos ingresos que le permitan vivir con dignidad. b) El cambio político y social debe ir encaminado a cuestionar y superar al bloque del miedo y de la restauración, la cual pretende erigir un nuevo edificio institucional, legislativo y en última instancia constitucional sobre un cementerio social...Para ello debemos trabajar como oposición popular y política...con la idea de construir democráticamente un nuevo modelo de Estado, en dónde, de verdad, no se deje a nadie atrás.
H) Las claves de la nueva transición: el fin del miedo
No se puede negar que la La Transición del 78 logró que los sectores populares y las clases medias se sintieran parte de un mismo proyecto: acabar con dictadura, instaurar la libertad y construir un País más justo socialmente....Se hizo lo que se pudo...Y es que, tras cuarenta años de terror y con unas fuerzas armadas en las que los oficiales demócratas eran aún perseguidos, el MIEDO fuera un operador político fundamental que condicionó la actitud y las estrategias de los jefes de la oposición democrática.... Como han explicado los jóvenes historiadores, los debates paralelos en el PSOE y el PCE a propósito de renunciar respectivamente al marxismo y al leninismo no tenían tanto que ver con cuestiones ideológicas (es dudoso que entonces el marxismo o el leninismo significaran algo concreto en la práctica del PSOE o del PCE) como con una voluntad inequívoca de no dar miedo a amplios sectores sociales a los que la memoria de la guerra civil y cuarenta años de anticomunismo oficial les había condicionado. Todo ello hizi que, durante la Transición se debatiera en comedores privados y entre las élites.
Hoy, la situación de España es diferente....
Y es que los nacidos en los años sesenta y setenta (la generación del baby boom) experimentaron el cambio en España y empezaron a disfrutar de una educación que sus mayores no habían podido recibir. Gracias al esfuerzo de sus mayores, hoy España cuenta con las generaciones jóvenes más preparadas de su historia, las cuales (según todos los estudios electorales) apoyan mayoritariamente el cambio político que Unidos Podemos y las confluencias representan..... La España del siglo xxi vive con normalidad y fraternidad que el nuestro sea un país plurinacional y no teme ni a los referéndums, ni a las formas de democracia directa, ni a una participación más democrática en los partidos políticos....Vivimos en una nueva sociedad más crítica, más informada que reconoce los méritos y el esfuerzo de las generaciones pasadas, pero que no se va a dejar atrapar en la vuelta al pasado que buscan las fuerzas de la restauración. [Fuente: https://vistalegre2.podemos.info/documentos/]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2016.06.07 03:00 ShaunaDorothy Los imperialistas estadounidenses restablecen relaciones diplomáticas - ¡Defender las conquistas de la Revolución Cubana! ¡Por la revolución política obrera en Cuba! (Marzo de 2015)

https://archive.is/ozkKB
Espartaco No. 43 Marzo de 2015
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 1059 (9 de enero), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
Durante más de medio siglo, los imperialistas estadounidenses han intentado incansablemente derrocar la Revolución Cubana y restaurar el dominio del capital en la isla: desde la invasión de Playa Girón (Bahía de Cochinos) en 1961 hasta los constantes intentos de asesinar a Fidel Castro, y de las provocaciones terroristas de la CIA y los gusanos del exilio cubano hasta actos de sabotaje. Ahora la Casa Blanca de Obama ha anunciado su intención de “cambiar de curso” con Cuba y restaurar relaciones diplomáticas, es decir, busca conseguir el mismo fin estratégico a través de medios más efectivos. Fue a raíz de la expropiación por el gobierno de Castro de la clase capitalista de la isla en 1960, lo que trajo tan enormes conquistas para las masas cubanas, que Washington rompió relaciones con La Habana.
Lo que se propone es relativamente modesto: relajar diversas restricciones de viaje, autorizar algunas ventas y exportaciones comerciales y facilitar las transacciones bancarias entre los dos países. El paralizante embargo estadounidense, un acto de guerra económica que por décadas ha estrangulado a los obreros y campesinos cubanos, se afloja pero no se levanta. Obama dice que sin la aprobación del Congreso no puede derogar las leyes Torricelli y Helms-Burton. Tras el colapso de la Unión Soviética en 1991-92, lo que terminó con la crucial ayuda económica y militar a Cuba, estas leyes apretaron el embargo. Promulgadas bajo el demócrata Clinton, buscaban “desatar el caos en la isla”. ¡Abajo el embargo!
Desde el punto de vista de los marxistas revolucionarios, Cuba tiene derecho a establecer relaciones diplomáticas y económicas con cualquier país capitalista que desee, sobre todo para intentar superar el muy real problema de su estancamiento económico. Aumentar los vínculos comerciales y financieros con las corporaciones estadounidenses no significaría una restauración progresiva del capitalismo. Sin embargo, esto implicará un peligro muy real de fortalecer las fuerzas internas de la contrarrevolución capitalista en la isla.
Mientras tanto, la presencia de una base naval y centro de detención y tortura estadounidense en la Bahía de Guantánamo —donde hay unos 130 prisioneros de la “guerra contra el terrorismo” de EE.UU.— es un recordatorio de que Cuba sigue en la mira militar del imperialismo. Aunque el año pasado fueran liberadas decenas de prisioneros, Obama no está dispuesto a cerrar ese calabozo, ni mucho menos a devolver Guantánamo a Cuba. ¡Estados Unidos fuera de Guantánamo ahora!
El deshielo en las relaciones entre los dos países se dio tras más de un año de negociaciones, albergadas por el gobierno canadiense e impulsadas por el Vaticano. Como los anteriores directores generales del imperialismo estadounidense, Obama tiene con respecto a Cuba intenciones abiertamente revanchistas. Bajo su presidencia, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) —notoria por haber trabajado con la CIA desde principios de los años 60— ha fraguado diversos planes contrarrevolucionarios para sembrar descontento proimperialista en la isla. Una conspiración reciente incluía la infiltración de grupos clandestinos de hip-hop cubanos con la intención de detonar un movimiento juvenil contra el régimen.
Como parte del reciente acuerdo, Obama liberó a los últimos tres de los Cinco Cubanos que seguían bajo custodia tras haber sido condenados en 2001 bajo cargos falsos de espionaje y conspiración para cometer asesinato. La libertad de los Cinco Cubanos, hombres que heroicamente intentaban impedir actos terroristas en Cuba infiltrando y monitoreando a los grupos de cubanos exiliados en Florida, debe celebrarse. A cambio, el presidente cubano Raúl Castro devolvió a dos espías estadounidenses, el ex agente de inteligencia cubano Rolando Sarraff Trujillo —quien facilitó el arresto y la incriminación de los Cinco Cubanos— y el contratista de la USAID Alan Gross, quien fuera enviado a Cuba para introducir de contrabando equipo de cómputo y comunicación para espionaje.
La Liga Comunista Internacional siempre ha luchado por la defensa militar incondicional de Cuba frente a la amenaza de la contrarrevolución capitalista interna y el ataque imperialista. Esto fluye de nuestro entendimiento de que Cuba es un estado obrero donde el capitalismo fue derrocado. Sin embargo, desde su origen ha estado burocráticamente deformado, es decir, una burocracia parasitaria monopoliza el poder político. La base material de esta burocracia es la administración de la economía colectivizada en condiciones de escasez.
La eliminación de la producción para la ganancia, junto con el establecimiento de una planificación central y el monopolio estatal del comercio y la inversión exteriores, le permitió a Cuba garantizar a todos empleo, vivienda y educación. Hasta la fecha, Cuba tiene uno de los índices de alfabetización más altos del mundo y una tasa de mortandad infantil inferior a la de Estados Unidos o la Unión Europea. Su célebre sistema de salud, con más médicos per cápita que los de cualquier otro lugar, ofrece gratuitamente atención médica de calidad superior a la de muchos países avanzados. Los médicos cubanos han salvado vidas en todo el mundo y regularmente se les envía a ayudar a las víctimas de desastres, incluyendo la crisis del ébola en África. Es un testimonio de la superioridad de la economía colectivizada el que una isla pequeña y relativamente pobre haya sobrevivido por tanto tiempo bajo las paralizantes sanciones económicas y provocaciones militares de la bestia estadounidense, a menos de 150 kilómetros de sus costas.
En su discurso del 20 de diciembre donde anunció a la Asamblea Nacional de Cuba el reacercamiento con Estados Unidos, Raúl Castro advirtió contra las “terapias de choque” o la aceleración de las privatizaciones como recurso para revivir la estancada economía del país, lo que, dijo, significaría “arriar las banderas del socialismo”. Pero el socialismo es una sociedad igualitaria y sin clases basada en la abundancia material a escala internacional. Mientras un estado obrero esté aislado, se verá sujeto a la enorme presión del mundo capitalista circundante, presión que lo socavará y terminará por destruirlo. El destino de Cuba y su avance al socialismo dependen de la lucha por el poder proletario en toda Latinoamérica y el resto del mundo, especialmente en Estados Unidos.
Desde el principio, la política de la burocracia castrista de La Habana ha demostrado ser un obstáculo a esta perspectiva. Siguiendo los pasos de la burocracia estalinista de la antigua Unión Soviética, el régimen cubano se comprometió con el dogma nacionalista de construir el “socialismo en un solo país”. Esto ha significado oponerse a las posibilidades de revolución fuera de la isla. A principios de los años setenta, Fidel Castro abrazó al gobierno de frente popular de Chile encabezado por Salvador Allende, cuyo propósito era decapitar la amenaza de una revolución obrera y desarmar políticamente al combativo proletariado, pavimentando el camino al sangriento golpe de estado militar de Pinochet. Una década después, cuando los pequeñoburgueses sandinistas de Nicaragua derrocaron a la opresiva dictadura de Somoza haciendo añicos al estado capitalista, Fidel les aconsejó que no siguieran el camino cubano de expropiar a la burguesía. Los castristas siempre han promovido regímenes nacionalistas burgueses, lo que incluye la glorificación del fallecido caudillo populista venezolano Hugo Chávez como un supuesto revolucionario.
Así, la defensa de la Revolución Cubana está directamente ligada al llamado trotskista por una revolución política proletaria que derroque a la burocracia castrista y ponga en el poder a la clase obrera, estableciendo un régimen basado en la democracia obrera y el internacionalismo revolucionario. Esto requiere forjar un partido de vanguardia leninista-trotskista que movilice a las masas trabajadoras cubanas en lucha.
Depredaciones imperialistas y “reformas de mercado”
Como era de esperarse, el relajamiento de las restricciones respecto a Cuba enfureció al nido de víboras anticomunistas del exilio cubano y sus criaturas, como el senador de Florida Marco Rubio. En cambio, fue celebrado por vastos sectores de la burguesía, incluyendo a la patronal Cámara de Comercio y a los voceros de los medios de comunicación capitalistas. En los últimos meses, el New York Times ha llamado repetidas veces a levantar el embargo. Considerando contraproducente y anticuada la beligerante política estadounidense, una editorial de la revista Forbes (16 de enero de 2013) señaló: “Tiene poco sentido mantener un embargo permanente sobre una nación en desarrollo que avanza hacia la reforma, especialmente cuando los aliados de Estados Unidos son hostiles al embargo. Impide que cobre vida una discusión más amplia sobre una reforma inteligente en Cuba y económicamente carece de sentido”.
El gobierno de Obama ha proclamado que desea una Cuba “democrática, próspera y estable”, lo que para él significa devolver a la isla a su estatus neocolonial mediante la restauración del capitalismo, introducir inversiones redituables para los gobernantes de EE.UU. basadas en la mano de obra barata e instalar un régimen político dócil. Los capitalistas europeos y canadienses han podido penetrar en el mercado cubano mediante su participación en empresas mixtas y esperan inundar el país con importaciones baratas. Varias corporaciones de la Fortune 500, incluyendo a Caterpillar, Colgate-Palmolive y Pepsico, temen haberle cedido este mercado a sus competidores.
Es mucho lo que está en juego: en última instancia, o la única economía socializada de Latinoamérica triunfa mediante la extensión internacional de la revolución, o la contrarrevolución capitalista convierte nuevamente a Cuba en el patio de juegos de la burguesía estadounidense. En La revolución traicionada (1936), el dirigente revolucionario marxista León Trotsky describió la situación que enfrentaba el estado obrero degenerado soviético, es decir, aquella de verse rodeado por economías capitalistas más avanzadas industrial y tecnológicamente. Trotsky escribió: “Pero en sí misma, la pregunta ¿quién triunfará?, no solamente en el sentido militar de la palabra, sino ante todo, en el sentido económico, se le plantea a la URSS a escala mundial. La intervención armada es peligrosa. La introducción de mercancías a bajo precio, viniendo tras los ejércitos capitalistas, sería infinitamente más peligrosa”. Esta observación es relevante con respecto a los peligros que Cuba enfrenta hoy.
Durante treinta años, Cuba se benefició de grandes subsidios soviéticos. En la última década, se ha apoyado mucho en la Venezuela capitalista como su principal socio comercial, obteniendo de ella petróleo barato. Pero esta situación es precaria, pues la propia Venezuela enfrenta una grave crisis como consecuencia de la caída mundial de los precios del petróleo, está acosada por la inflación y recientemente fue golpeada por nuevas sanciones vengativas de Estados Unidos.
Cuba nunca se recuperó del todo de la severa crisis que sufrió tras la restauración del capitalismo en la Unión Soviética. Desde el llamado “Periodo Especial” de principios de los años noventa, la burocracia cubana ha abierto el país a la penetración económica imperialista, entregando a través de “reformas de mercado” sectores de la economía colectivizada a empresas privadas a pequeña escala. Ésta y otras medidas, como alentar el autoempleo en el sector de servicios y conceder mayor autonomía a las empresas públicas, han aumentado la desigualdad en la isla. Los cubanos negros, quienes obtuvieron grandes conquistas de la revolución, se han visto particularmente golpeados, pues tienen menos oportunidad de acceder a las divisas, ya sea recibiendo remesas del exterior u ocupando empleos en el sector turístico.
Cuba tiene hoy una considerable inversión imperialista y aspira a tener más. A 50 kilómetros de La Habana, en el puerto profundo de Mariel, el gobierno cubano está permitiendo la construcción de una zona económica especial de “libre comercio”, capaz de recibir a los buques cargueros más grandes del mundo. Brasil ya ha destinado casi mil millones de dólares al proyecto. Ahora que se ha planteado la renovación del comercio con Estados Unidos, repetimos nuestra advertencia de que ese acontecimiento “subraya la importancia del monopolio estatal [cubano] sobre el comercio exterior —es decir, un estricto control gubernamental sobre las importaciones y las exportaciones”— (“Cuba: Crisis económica y ‘reformas de mercado’”, Espartaco No. 34, otoño de 2011).
El régimen cubano ha restablecido lazos y promovido a la reaccionaria Iglesia Católica en la isla, un potencial caldo de cultivo de la contrarrevolución capitalista. Tanto Obama como Castro aplaudieron al papa Francisco por su papel en las negociaciones. Este papa jesuita le ha dado al Vaticano un poco de cirugía cosmética, proponiendo hacer la iglesia más incluyente (aunque sin dejar de oponerse testarudamente al aborto y la ordenación de mujeres) y predicando contra la “tiranía” del capitalismo, aunque sus intenciones no son menos siniestras que las de sus predecesores.
El Vaticano es tristemente célebre por haber apoyado las dictaduras militares latinoamericanas y promovido la restauración del capitalismo bajo el disfraz de elecciones supuestamente libres y reformas “democráticas”. El cardenal cubano Jaime Ortega —quien fue confinado en un campo de detenidos durante los primeros años de la revolución cuando se quebró el dominio de la iglesia— es, junto con el papa Francisco, uno de los mayores promotores de esas reformas en la isla. En 1998, Fidel recibió con entusiasmo al papa Juan Pablo II, y en 2012 a Benedicto XVI. En todo el país hay fotos y monumentos conmemorando el encuentro entre Castro y Juan Pablo, santo patrón de las contrarrevoluciones, quien tan arduamente trabajó por restaurar el capitalismo en los estados obreros deformados de Europa Oriental, especialmente en su natal Polonia.
Defendiendo a Cuba en la encrucijada
Las fuerzas guerrilleras que entraron en La Habana en 1959 bajo la dirección de Fidel Castro eran un grupo pequeñoburgués políticamente heterogéneo. Su victoria no sólo derribó al odiado régimen de Batista, sino que hizo añicos todo el viejo aparato estatal. El nuevo gobierno llevó a cabo una serie de reformas liberales, pero la redistribución agraria y las medidas tomadas contra los torturadores de Batista asustaron a los partidarios burgueses de Castro, quienes empezaron a huir a Miami. Estas medidas también alarmaron a Washington, el cual emprendió una acción punitiva que obligó a Castro a firmar un tratado comercial con la Unión Soviética. El que las refinerías de propiedad imperialista se negaran a refinar el crudo soviético provocó que Cuba nacionalizara las propiedades estadounidenses, a las que siguieron todos los bancos y negocios en octubre de 1960, lo que liquidó a la burguesía cubana como clase. Hoy, las corporaciones como la United Fruit, Standard Oil y Texaco están salivando ante la posibilidad de obtener compensaciones por las nacionalizaciones que sufrieron hace medio siglo.
Lo mejor que pudo surgir de la Revolución Cubana —en ausencia de la toma del poder por el proletariado dirigido por un partido revolucionario de vanguardia— fue la creación de un estado obrero deformado. Explicando cómo fue que un movimiento guerrillero basado en el campesinado pudo derrocar el dominio capitalista, en la “Declaración de principios”, adoptada en la Conferencia de Fundación de la Spartacist League en 1966, escribimos:
“Movimientos de esta índole pueden bajo ciertas condiciones —es decir, la desorganización extrema de la clase capitalista en el país colonial y la ausencia de una clase obrera que luche por derecho propio por el poder social— destruir las relaciones de propiedad capitalista. Sin embargo no pueden llevar a la clase obrera al poder político. Al contrario crean regímenes burocráticos antiobreros que suprimen todo desarrollo ulterior de estas revoluciones hacia el socialismo”.
—“Declaración de principios de la Spartacist League”, Cuadernos Marxistas No. 1
Esta revolución no hubiera sobrevivido si la Unión Soviética no hubiera aportado un contrapeso militar al imperialismo y un salvavidas a la economía cubana. Hoy, cuando no hay nada parecido a esa ayuda, no existe más la ventana histórica que permitió que fuerzas pequeñoburguesas crearan un estado obrero deformado.
La lucha por defender y extender la Revolución Cubana ha sido un distintivo de nuestra tendencia desde su origen como la Revolutionary Tendency (RT, Tendencia Revolucionaria), una minoría dentro del Socialist Workers Party (SWP, Partido Obrero Socialista) estadounidense. La mayoría del SWP equiparaba al régimen de Castro con el gobierno revolucionario bolchevique de Lenin y Trotsky. Al hacerlo, los líderes de la mayoría del SWP rechazaban abiertamente tanto la necesidad de un partido leninista-trotskista que aportara una dirección revolucionaria, como la centralidad del proletariado en la lucha por la revolución socialista.
Habiendo perdido la esperanza en esa perspectiva, el SWP elogió acríticamente a la burocracia castrista. En enero de 1961 el SWP adoptó las “Tesis sobre la Revolución Cubana” de Joseph Hansen, las cuales declaraban que Cuba había “entrado a la fase de transición a un estado obrero, aunque todavía no poseía las formas de la democracia obrera”.
Más de medio siglo después, nuestro análisis y programa trotskistas han resistido la prueba del tiempo. Los que ayer eran porristas de la burocracia castrista se han hecho más viejos, pero no más sabios. En un artículo fechado el 23 de diciembre y publicado en counterpunch.org, Jeff Mackler, el principal mandamás de Socialist Action (SA, Acción Socialista), un retoño del reformista SWP, poseído por el fantasma de Hansen, escribe: “Aunque a Cuba todavía [¡!] le faltan las instituciones formales y vitalmente necesarias de la democracia obrera,...la actual dirigencia cubana no se ha convertido en una casta endurecida cuyos intereses sólo puedan defenderse mediante la represión”.
De hecho, la casta burocrática encabezada por los Castro siempre ha excluido a la clase obrera del poder político, usando la represión y la ideología del nacionalismo para mantener a los obreros y campesinos cubanos atomizados y políticamente pasivos. El régimen de Castro no sólo encarcela disidentes que colaboran activamente con el imperialismo estadounidense, también reprime a oponentes prosocialistas, incluyendo a militantes como los trotskistas en los años sesenta. Esto ilustra la naturaleza inherentemente contradictoria de la casta burocrática estalinista, la cual se equilibra entre la burguesía imperialista, por un lado, y la clase obrera, por el otro.
Mackler hace hasta lo imposible para presentar al “equipo Castro” como los grandes custodios del socialismo. Elogia las reformas de mercado de la burocracia —que, según él, “dentro del marco de los ideales socialistas, buscan hacer más eficiente la economía cubana”— y grazna absurdamente que estas reformas fueron “presentadas para su discusión, debate y modificación” a “millones de cubanos” antes de llevarse a la práctica.
Las reformas orientadas al mercado son un intento de responder al estancamiento económico dentro del marco del control burocrático estalinista de la economía. Como escribimos en el artículo: “For Central Planning Through Soviet Democracy” (Por una planificación central mediante la democracia soviética, WV No. 454, 3 de junio de 1988):
“La economía planificada...sólo puede ser eficaz cuando los obreros, la intelectualidad técnica y los gerentes se identifican con el gobierno que emite los planes...
“Dentro del marco del estalinismo, hay una tendencia inherente a remplazar la planificación y la administración centrales con mecanismos de mercado. Dado que los gerentes y los obreros no pueden ser sometidos a la disciplina de la democracia de los soviets (consejos obreros), la burocracia tiende a ver cada vez más la sujeción de los actores económicos a la disciplina de la competencia de mercado como la única respuesta a la ineficiencia económica”.
Los consejos obreros no son sólo otras “formas” de poder proletario, sino que son esenciales para la operación racional de una economía planificada y socializada.
Mackler sostiene también que los “esfuerzos humanitarios” que Cuba lleva a cabo en el exterior son testimonio de “una orientación revolucionaria y socialista que continúa”. Muchas de las intervenciones internacionales de Cuba han sido ciertamente heroicas, especialmente cuando el país envió a África en los años setenta miles de efectivos para ayudar a Angola a defender su recién conquistada independencia de Portugal contra fuerzas locales reaccionarias apoyadas por el imperialismo estadounidense y la Sudáfrica del apartheid. Sin embargo, el objetivo de los estalinistas cubanos no fue nunca ayudar en el derrocamiento del capitalismo en África; su intervención expresaba su apoyo político a los nacionalistas burgueses angoleños a cuyo lado luchaban. Incluso estando en la mira de las armas estadounidenses, la intención de Fidel Castro fue siempre una “détente” [distención] a través del ala “progresista” del imperialismo estadounidense, es decir, el Partido Demócrata.
Mientras los falsos trotskistas como SA se deshacen en elogios a los estalinistas cubanos, en otras partes se unen a las cruzadas anticomunistas por la “democracia” del imperialismo. SA se alió con los peores enemigos de la Revolución Cubana al defender a las fuerzas capitalistas-restauracionistas que se movilizaron contra el estado obrero degenerado soviético en los años ochenta, incluyendo al “sindicato” contrarrevolucionario polaco Solidarność, el favorito del papa Juan Pablo II.
Otros seudosocialistas se oponen al régimen de Castro desde el punto de vista de una virulenta hostilidad anticomunista al estado obrero cubano mismo. Ese es el caso de la estadounidense International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional), los primos desheredados de la tendencia internacional de Tony Cliff. Los cliffistas son conocidos por haber descartado a Cuba, junto con China y todo el antiguo bloque soviético de Europa del Este, como “regímenes capitalistas de estado” que “no tienen nada que ver con el socialismo”.
Escribiendo en la revista Jacobin (22 de diciembre), Samuel Farber, quien publica frecuentemente en la prensa de la ISO, celebró el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos como una “importante conquista del pueblo cubano”. Según Farber, quien seguramente obtiene sus criterios del Departamento de Estado de EE.UU., ese acuerdo “puede mejorar los estándares de vida de los cubanos y ayudar a liberalizar las condiciones de su opresión política y su explotación económica, aunque no necesariamente a democratizarlas”. Para Farber, Cuba no es más que otro estado sujeto a la “explotación” capitalista, aunque difiere de Estados Unidos por su falta de “democracia”.
Los revolucionarios de Estados Unidos tienen un deber especial de defender a Cuba contra la restauración capitalista y del rapaz imperialismo estadounidense. Esto no puede reducirse a la cuestión de preservar la cultura cubana única ni a simplemente bloquear las incursiones de los monopolios imperialistas a la isla. El futuro de las masas cubanas —ligado al de la liberación de cientos de millones de trabajadores de América Latina y vinculado a la lucha por la emancipación de los explotados y los oprimidos en las entrañas del monstruo estadounidense— es una cuestión de clase. Luchamos por forjar un partido obrero revolucionario en Estados Unidos como sección de una Cuarta Internacional trotskista reforjada. Un partido así imbuiría a la multirracial clase obrera estadounidense con el entendimiento de que la defensa de la Revolución Cubana es una parte integral de su propia lucha contra sus gobernantes capitalistas y por la revolución socialista mundial.■
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/43/cubana.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.28 12:09 ShaunaDorothy Contra la ofensiva oscurantista de la iglesia y el PAN: ¡Aborto libre y gratuito! (Verano de 2007)

https://archive.is/zWVHG
Espartaco No. 28 Verano de 2007
¡Ninguna ilusión en AMLO y el PRD burgués! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
El 24 de abril, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, dominada por el PRD, aprobó cambiar los códigos legales de la ciudad para permitir el aborto a quien lo solicite, un derecho democrático elemental, durante las primeras doce semanas del embarazo. Esto da al Distrito Federal no sólo las leyes sobre el aborto más liberales de América Latina fuera de Cuba y Puerto Rico, sino que, al proporcionarlo gratuitamente a los residentes de la ciudad en los hospitales públicos, hace al aborto mucho más accesible que en EE.UU. y la mayor parte de Europa. Algunos investigadores estiman que las complicaciones en abortos ilegales, que han matado a unas mil 500 mexicanas cada año, representan la principal causa de muerte para mujeres entre 15 y 39 años de edad en América Latina y el Caribe. La reforma del aborto es una conquista importante para todas las mujeres, pero tendrá un impacto particular en la vida de las obreras, las pobres y las jóvenes que no tenían los medios para obtener abortos seguros viajando a otros países o pagando un elevado precio para obtener uno ilegalmente en instalaciones decentes. Sin embargo, la ley incluye penas de tres a seis meses de prisión para las mujeres que reciban un aborto después de las primeras doce semanas, y de uno a tres años de prisión a quienes lo practiquen. Nosotros decimos: ¡Abajo todas las penas! ¡Aborto libre y gratuito en todo México! ¡Abajo el límite de doce semanas!
Como comunistas revolucionarios, el Grupo Espartaquista de México, sección de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista), apoya esta reforma y toda conquista obtenida para las mujeres, sin importar cuán parcial sea. El 19 de abril, la Juventud Espartaquista llevó a cabo un mitin en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM llamando por “¡Aborto libre y gratuito! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!”, uno de los muy pocos eventos izquierdistas en favor de los derechos de aborto llevados a cabo en la universidad esta primavera. Nuestros camaradas explicaron la perspectiva marxista para acabar con la opresión de la mujer, llamaron a los estudiantes y obreros a movilizarse en apoyo de la reforma del aborto y advirtieron contra las ilusiones en el PRD.
La destrucción de la URSS, el primero y más poderoso estado obrero del mundo, ha traído una ofensiva global contra los estándares de vida y los derechos democráticos elementales de la clase obrera y los oprimidos, así como un clima ideológico dominado por la creencia generalizada en la “muerte del comunismo” y un resurgimiento del fanatismo religioso. Donde existen los derechos de aborto, como en EE.UU. —gobernado por la pandilla de fanáticos religiosos de Bush—, han estado bajo ataque constante tanto por parte de los republicanos como de los demócratas; cada vez es más difícil obtener un aborto, especialmente para las mujeres pobres.
México no ha sido, por supuesto, una excepción a esta ofensiva burguesa, con dos décadas de políticas antiobreras neoliberales que han devastado el nivel de vida de la clase obrera. Además, durante los últimos siete años, el gobierno del PAN ha combinado sus políticas privatizadoras y abiertamente a favor de los imperialistas estadounidenses con la ideología derechista religiosa. Recientemente, el país ha sido sacudido por huelgas poderosas y combativas, así como por movilizaciones masivas de la clase obrera, los pobres y los oprimidos por la satisfacción de sus necesidades más apremiantes y en defensa de conquistas ganadas a través de fuertes luchas. La burguesía misma está altamente polarizada, y la diferenciación se da respecto a cuestiones sociales tanto como económicas. El PRD nacionalista burgués de López Obrador trata de cooptar y desactivar el descontento obrero mediante concesiones. Es en este contexto que se ha dado la reforma del aborto, originalmente redactada por el PRI y aprobada gracias al apoyo del PRD.
El aborto, que da a las mujeres cierto control sobre la decisión de tener hijos o no, es una cuestión política explosiva. En México, con la segunda población católica más grande del mundo después de Brasil, la medieval Iglesia Católica ha desempeñado un papel político cada vez mayor, especialmente desde que Vicente Fox del PAN asumió la presidencia en el año 2000. Desde el momento en que fue propuesta, la reforma ha ocasionado un indignado tumulto entre las fuerzas oscurantistas y derechistas que alientan a las capas más violentamente atrasadas de la población y representan una amenaza mortal a las mujeres, los izquierdistas, los obreros, los homosexuales y los indígenas. El gobierno del PAN y la Iglesia Católica unieron fuerzas en una campaña reaccionaria y antimujer contra la propuesta. Despotricaron desde los púlpitos de la televisión nacional, curas y monjas se manifestaron por las calles de la Ciudad de México y el mismísimo Vaticano lanzó risibles amenazas de excomunión. Después de que la Asamblea Legislativa aprobó la reforma, hubo un ataque renovado, ahora con la grotescamente mal llamada Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Procuraduría General de la República (PGR) como punta de lanza para desafiar la nueva ley como anticonstitucional, ¡con la PGR argumentando que un embrión es sujeto de derecho! Nosotros decimos: ¡Por la separación de la iglesia y el estado!
Al apoyar esta reforma, no otorgamos ninguna confianza en absoluto al PRD ni al PRI, partidos del capital tanto como el PAN. Las reformas bajo el capitalismo no sólo son parciales sino también reversibles. La opresión de la mujer es un componente necesario del capitalismo, y no puede ser desenraizado mediante reformas sino sólo a través del derrocamiento revolucionario del sistema de explotación basado en la propiedad privada. Luchamos por construir un partido proletario leninista-trotskista para dirigir la lucha por una revolución socialista que comenzaría a sentar la base para la genuina emancipación de la mujer junto con la emancipación de la clase obrera y de todos los oprimidos.
La base material de la opresión de la mujer
Los marxistas consideramos que la institución de la familia, un componente necesario del régimen de la propiedad privada, es la principal fuente de la opresión especial de la mujer. La familia no es una institución inmutable y sempiterna, sino una relación social sujeta al cambio histórico. En la antigua sociedad de cazadores-recolectores existía la igualdad entre hombres y mujeres, donde la necesaria división del trabajo, basada en el papel de la mujer de procrear hijos, no involucraba subordinación alguna con base en el sexo, y el linaje se trazaba por la línea materna. En su obra clásica El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), Friedrich Engels (usando información disponible en aquel entonces) trazó el origen de la institución de la familia y del estado a la división de la sociedad en clases. El desarrollo de la tecnología —la agricultura, la metalurgia, la domesticación de los animales y otros avances revolucionarios— permitieron la existencia de un excedente allende lo necesario para la subsistencia mínima que caracterizaba a las sociedades de cazadores-recolectores, haciendo posible la existencia de una clase dominante ociosa. El estado surgió para asegurar el dominio de esa clase por la fuerza. La centralidad de la familia fluyó de su papel en la herencia de la propiedad sobre la línea paterna, que requirió la monogamia sexual de la mujer y su subordinación social. Engels describe la victoria de la propiedad privada sobre la propiedad comunal natural primitiva como “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
La sociedad capitalista está dividida en dos clases principales: la burguesía, que posee los medios de producción, y el proletariado, que vende su fuerza de trabajo para crear la riqueza y mantener a la sociedad funcionando. Para las masas obreras y los pobres, que no tienen riqueza alguna que legar a las nuevas generaciones, la familia sirve para alimentar y vestir a los obreros y criar a la siguiente generación. Engels señala: “La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales.” Aún hoy la institución de la familia desempeña un papel económico y social, y ésa es la base de la opresión de la mujer. Así, la lucha por la liberación de la mujer es una parte estratégica de la lucha por el socialismo y sólo puede llevarse a cabo mediante la revolución socialista.
Nuestra perspectiva no es la redivisión de las tareas domésticas dentro de la familia, sino la transferencia del trabajo doméstico entero a la esfera pública. Para liberar a la mujer, la institución de la familia como unidad económica de la sociedad no puede ser abolida, sino que ha de ser remplazada, con cocinas, guarderías y lavanderías comunales. La dictadura del proletariado, en la medida en que tenga suficientes recursos a su disposición, inmediatamente cambiará la condición concreta de la mujer en particular, más allá de los efectos liberadores generales de la revolución, y mucho más allá de hacer a la mujer y el hombre iguales ante la ley.
La opresión de la mujer no se reduce a una cuestión de ideología atrasada y la negación de derechos democráticos. La ideología machista es propagada para justificar la opresión económica y la subyugación concretas de la mujer. El aborto es restringido para afianzar la institución de la familia, cuyo papel social, junto con otras instituciones como la iglesia, es enseñar el respeto a la autoridad, actuar como una fuerza conservadora, controlar a la población (especialmente a la juventud) e imponer una moralidad que proscribe cualquier cosa que se desvíe del ideal de la familia —desde las relaciones sexuales premaritales hasta las homosexuales—. La sexualidad juvenil, aunque algunos no quieran admitirlo, es un hecho biológico. Las adolescentes se embarazarán y necesitarán abortos. ¡Por anticonceptivos y aborto libres y gratuitos! ¡Abajo los requisitos de consentimiento paterno! ¡Plenos derechos democráticos para los homosexuales! Nos oponemos a las leyes sobre la edad de consentimiento a través de las cuales el estado capitalista dicta a qué edad uno (típicamente la mujer) puede o no decidir tener relaciones sexuales. Estamos contra las leyes contra “crímenes sin víctimas”, como las relaciones sexuales consensuales, la pornografía y el uso de drogas.
En México, donde la mitad de la población vive en la pobreza incluso según cifras oficiales, la influencia embrutecedora de la familia adquiere una importancia aun mayor como un medio de supervivencia económica, especialmente para jóvenes adultos que no pueden conseguir un empleo decente, para los ancianos que tratan de sobrevivir con una pensión miserable —si es que la tienen— y para las mujeres que se ven forzadas a permanecer en matrimonios pese a su voluntad por la simple razón de que no podrían sobrevivir por sí solas, especialmente si tienen hijos. ¡Por guarderías gratuitas las 24 horas!
La mujer y la revolución permanente en México
En toda sociedad, el grado de la emancipación de la mujer es un indicador preciso de la emancipación general. Muchos aspectos de la naturaleza antimujer de la sociedad mexicana son conocidos en todo el mundo. Ciudad Juárez es tristemente célebre por los cientos de asesinatos de obreras; las víctimas son generalmente jóvenes y a menudo mutiladas sexualmente. En marzo, Ernestina Ascencio, una indígena de 73 años de edad, fue violada y matada por elementos del Ejército Mexicano en Veracruz, ¡y Calderón tuvo el descaro de declarar que había muerto de gastritis! La policía abusó sexualmente y violó a mujeres arrestadas durante la brutal ocupación del pueblo de Atenco en mayo de 2006.
Pero gran parte de las espantosas condiciones de la mujer en México no llegan a los encabezados porque son simplemente cosa de todos los días. La violencia contra la mujer ocurre en el 60 por ciento de los hogares. La discriminación abierta en las contrataciones es la norma. Las mujeres usualmente son relegadas a los trabajos más repetitivos y peligrosos de la industria, especialmente en las maquiladoras, son sometidas a procedimientos degradantes como pruebas de embarazo regulares y ganan menos que los hombres por el mismo trabajo. Al mismo tiempo, al integrarse a la industria, las mujeres obtienen cierta independencia económica y se han convertido en un componente poderoso y vibrante del proletariado. Nosotros decimos: ¡Salario igual por trabajo igual! ¡Sindicalizar a los no sindicalizados!
Las condiciones de la mujer indígena son particularmente brutales y degradantes, con la intersección de mayor pobreza y tradiciones atrasadas. En algunas regiones, ¡todavía se vende a las jóvenes en matrimonio! En algunos casos las mujeres no hablan a hombres que no pertenecen a la familia. Las mujeres indígenas típicamente viven en hogares campesinos pobres o en asentamientos urbanos miserables. El 34.5 por ciento de los hogares en municipios indígenas no tiene agua entubada y el 21.1 por ciento no tiene electricidad. La tasa de analfabetismo para las mujeres a partir de los quince años de edad que viven en hogares indígenas es un asombroso 32.2 por ciento, mientras que para los hombres es el 19.4 por ciento, y en hogares no indígenas es de 6.7 por ciento, con una mínima diferenciación entre sexos.
Especialmente en el Distrito Federal y otros grandes centros urbanos, un sector importante de la población, que viene principalmente de la pequeña burguesía, no hace suya la ideología fundamentalista católica del PAN. Encuestas recientes muestran que, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional, son más los que apoyan la reforma que los que se oponen (aunque por un margen pequeño). En manifestaciones sindicales y del PRD, si bien algunos rechazan nuestro periódico cuando señalamos nuestra posición sobre el aborto, otros —especialmente estudiantes y jóvenes obreras— lo adquieren precisamente por esa posición. Encontramos una receptividad particularmente buena entre las enfermeras, probablemente bien enteradas de las consecuencias de los abortos ilegales, quienes se movilizaron contra el desmantelamiento del seguro social. En mayo, en una refrescante muestra de irreverencia, una gran parte de las 20 mil personas desnudas que posaban para la fotografía de Spencer Tunick en el Zócalo —justo enfrente de la Catedral Metropolitana en una mañana de domingo— corearon “¡Norberto Rivera, el pueblo se te encuera!”
Este sector socialmente más liberal representa una base importante de apoyo al PRD, y es a él que este partido apela a través de la reforma del aborto, las sociedades de convivencia (generalmente entendidas como matrimonios homosexuales) y las propuestas de legalizar la prostitución. Pero las ilusiones en el PRD como amigo de los trabajadores y de los oprimidos son suicidas. La clase capitalista en su conjunto, independientemente de sus posturas coyunturales, se opone al acceso gratuito y libre al aborto sin restricciones porque les da a las mujeres cierta libertad respecto a la subordinación total a la estructura familiar. Está en el interés de la clase obrera retomar la lucha contra la opresión de la mujer en contraposición a la burguesía.
El México neocolonial es un país de desarrollo desigual y combinado, donde los métodos más modernos de producción capitalista coexisten con los métodos agrícolas más arcaicos y la ausencia casi total de infraestructura, particular pero no exclusivamente en el campo. Un obstáculo fundamental para hacer realidad el aborto libre y gratuito, no sólo en la Ciudad de México sino a lo largo y ancho del país, es la escasez de instalaciones de atención médica de calidad y personal capacitado, ahora agravada por los ataques del gobierno federal del PAN al seguro social. Nosotros decimos: ¡Abajo la “reforma” al seguro social! ¡Atención médica gratuita y de calidad para todos!
Los recursos materiales para la plena integración de la mujer en el proceso productivo, para empezar a sentar la base de la emancipación de la mujer, para liberar a los campesinos y los indígenas de sus ancestrales miseria, aislamiento e ignorancia, simplemente no existen y no pueden obtenerse sino a través de una revolución socialista que se extienda internacionalmente. En nuestra lucha por la revolución socialista, nos guiamos por la perspectiva de la revolución permanente formulada por León Trotsky. En la época imperialista, las tareas asociadas con las revoluciones democrático-burguesas (como la Revolución Francesa de 1789), tales como la emancipación nacional, la revolución agraria y la democracia política, sólo pueden ser llevadas a cabo mediante la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado y los pobres urbanos. Así, las aspiraciones democráticas de las masas —desde el derecho al voto (que fue pisoteado por el intento de desafuero contra López Obrador y el fraude electoral) hasta la igualdad legal de la mujer— son fuerzas motrices de la revolución socialista. Para México, el derrocamiento de la brutal burguesía imperialista estadounidense por parte de la poderosa clase obrera multirracial al norte del Río Bravo será una cuestión urgente de vida o muerte. ¡Por lucha de clases conjunta en EE.UU. y México!
El PRD procura conducir estas justas aspiraciones al callejón sin salida de la política capitalista, apenas velada con los harapos de la democracia burguesa. A través de la ideología nacionalista burguesa, también procura borrar la división de la sociedad en clases, impulsando la mentira de que todos los mexicanos deben “mantenerse unidos” por el bien del país. Esto es un vil engaño. No sólo son los intereses del proletariado y de la burguesía irreconciliables, sino que, además, las débiles burguesías tercermundistas están inextricablemente atadas a sus amos imperialistas y son totalmente incapaces de romper con ellos para desempeñar cualquier papel revolucionario. En el mejor de los casos, procuran renegociar los términos de su propia subordinación a los imperialistas y, en el proceso, desactivar las luchas del poderoso proletariado. Cuando la ideología nacionalista no basta, el PRD no duda en desatar la fuerza represiva entera del estado capitalista, como lo ha hecho tantas veces en el pasado.
La Revolución Rusa señaló el camino a la liberación de la mujer
La revolución permanente de Trotsky fue vindicada en la práctica por la Revolución Rusa. En octubre de 1917, los bolcheviques de Lenin y Trotsky dirigieron a la clase obrera al poder mediante una revolución socialista en el atrasado y abrumadoramente campesino imperio zarista, derrocando el capitalismo y estableciendo la dictadura del proletariado sobre la base de la propiedad colectiva. La economía —ya no centrada en la producción de ganancias— se administraba bajo la democracia obrera a través de los soviets, o consejos, de diputados obreros, soldados y campesinos. La Revolución Rusa dio pasos importantes hacia los objetivos liberadores del comunismo. Representó enormes conquistas para todos los oprimidos y especialmente para la mujer. La Rusia soviética legalizó el aborto y decretó leyes que hacían del matrimonio y el divorcio simples procedimientos civiles, aboliendo la categoría de “ilegitimidad” de los hijos y toda discriminación contra los homosexuales.
El estado dio pasos hacia el remplazo de la esclavitud doméstica de la mujer mediante el establecimiento de comedores, lavanderías y guarderías para permitir a todas las mujeres ingresar al empleo productivo. Estas medidas minaron la institución de la familia y señalaron el camino hacia la liberación de la mujer. Tras la revolución, la ya de por sí atrasada economía fue aún más devastada brutalmente por la Guerra Civil —incluyendo la invasión por parte de catorce potencias capitalistas—. La joven república soviética simplemente carecía de los recursos materiales para remplazar el papel económico de la familia y alcanzar la liberación de la mujer.
Las condiciones de pobreza extrema y aislamiento de la Rusia soviética, debidas a la derrota de oportunidades revolucionarias para extender el poder obrero a Europa Occidental, especialmente a Alemania en 1918 y de nuevo en 1923, dieron pie al ascenso de la casta burocrática dirigida por Stalin, que usurpó el poder político de la clase obrera en 1923-24 y traicionó el propósito revolucionario del Partido Bolchevique y la Internacional Comunista de Lenin y Trotsky. La burocracia estalinista convirtió el aislamiento de la Unión Soviética de una profunda derrota a una “victoria” retórica con la doctrina nacionalista y antimarxista del “socialismo en un solo país”. Similarmente, la nueva casta gobernante, en lugar de reconocer la incapacidad material del país de establecer relaciones socialistas, recogió los pedazos de la familia burguesa y la declaró el fundamento sagrado del “socialismo triunfante”, justificando así el revocamiento de muchas conquistas para las mujeres.
La usurpación estalinista del poder constituyó una contrarrevolución política y no social, y transformó a la URSS en un estado obrero burocráticamente degenerado. Mediante su economía colectivizada y planificada, la URSS mantuvo las conquistas fundamentales de la Revolución de Octubre que, a pesar de la mala administración burocrática, condujeron a la transformación de la Unión Soviética en una potencia económica y militar capaz de hacer un contrapeso al imperialismo estadounidense. Hace dos décadas, la URSS tenía guarderías financiadas por el estado, las mujeres tenían plenos derechos de aborto, acceso a una amplia gama de oficios y profesiones y un alto grado de igualdad económica con sus compañeros hombres. En suma, la mujer tenía un estatus que en muchos aspectos era mucho más avanzado que en las sociedades capitalistas actuales. Luchamos hasta en las últimas barricadas por la defensa militar incondicional de la Unión Soviética y los estados obreros burocráticamente deformados de Europa Oriental contra el ataque imperialista y la contrarrevolución interna, y llamábamos por revoluciones políticas proletarias para echar a las burocracias estalinistas y regresar al camino de Lenin y Trotsky.
La Unión Soviética, rodeada y golpeada por los imperialistas durante siete décadas, minada y finalmente vendida por los herederos de Stalin, fue destruida por la contrarrevolución capitalista en 1991-92, devastando la economía, lanzando a grandes masas a la calle en busca de medios de subsistencia —con las mujeres y los niños como las primeras víctimas de la contrarrevolución— y estimulando sangrientas guerras fratricidas entre los antiguos pueblos soviéticos. La destrucción final de la Unión Soviética condicionó un profundo retroceso en la conciencia del proletariado. El nuestro es el primer periodo desde la Comuna de París de 1871 en el que el grueso de los obreros en lucha no identifica sus sentidas necesidades inmediatas con los ideales y el programa de la revolución socialista.
¡Por un partido de vanguardia leninista-trotskista, el tribuno del pueblo!
Al carecer el proletariado de interés alguno en la preservación del orden burgués, su misión histórica es la emancipación universal. Sin embargo, en toda sociedad la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. En los países de desarrollo capitalista atrasado, la aguda degradación de la mujer está profundamente enraizada en la “tradición” precapitalista y el oscurantismo religioso. El grueso del proletariado mexicano hoy día está imbuido en la ideología machista, el racismo antiindígena y antinegro y el antisemitismo, que los capitalistas usan para mantener a la clase obrera dividida e inconsciente de su poder social e intereses históricos.
Un partido leninista-trotskista de vanguardia —el instrumento fundamental para dirigir a la clase obrera en una revolución socialista— sólo puede forjarse en la lucha contra la influencia de la ideología burguesa. Luchamos por que la clase obrera retome la lucha por los derechos de la mujer y se erija como el caudillo de todos los oprimidos como una parte esencial de la batalla contra el capitalismo. No tenemos ilusiones en que esta tarea será fácil, pero es la única manera de liberar a la humanidad de las cadenas de la explotación y la opresión. La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría la base para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, la abolición del significado social de raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, liberando el potencial humano a un nivel nunca antes imaginado e impulsando una ola monumental de avance de la civilización.
Como los bolcheviques antes que nosotros, rechazamos el concepto degradante, abrazado por gran parte de la seudoizquierda mexicana, de que la liberación de la mujer es “trabajo de mujeres”; es una parte integral de nuestro programa, por la que lucha nuestra organización internacional entera. En tajante contraste, la izquierda se adapta a la sociedad machista y a menudo se regodea en repugnantes muestras de ideología burguesa atrasada. En nuestro mitin del 19 de abril polemizamos en contra de la práctica común de activistas de usar epítetos misóginos y homófobos como insultos contra funcionarios de gobierno o reaccionarios derechistas. Nuestra denuncia pública de esta práctica por parte del colectivo estudiantil de la UNAM, Rebeldía, entre otros, le puso furioso. En una reacción más violenta, un miembro de la seudotrotskista Liga de Trabajadores por el Socialismo-Contracorriente (LTS-CC) atacó físicamente a uno de nuestros camaradas que denunció su uso de un vil epíteto homófobo en la manifestación en Tlatelolco conmemorando el 2 de Octubre en 2001 (ver volante de la Juventud Espartaquista “La LTS conmemora la masacre de Tlatelolco con epítetos antihomosexuales y puñetazos para los comunistas”, octubre de 2001).
El populismo radical del EZLN: Ninguna respuesta para los oprimidos
Muchos jóvenes que sienten indignación ante la horrible opresión de los indígenas miran hacia los zapatistas en busca de dirección, pero no obtendrán de ellos la liberación de la mujer ni cualquier cosa que se parezca a una revolución. Cuando surgió el EZ en 1994, explícitamente rechazó la lucha por la revolución proletaria y Marcos regularmente rechaza el legado de Lenin. Su “Ley Revolucionaria de Mujeres” de 1993 afirma una serie de derechos democráticos elementales para las mujeres, pero según la propia opinión de los zapatistas durante su encuentro en Oventik en diciembre de 2006, publicada en su sitio de internet oficial, “no hay una política sobre el aborto en el territorio zapatista”. No es pues de sorprender que Marcos haya mantenido un conspicuo silencio en el calor de la presente polarización. El programa del EZLN está enteramente circunscrito en los marcos del capitalismo y la democracia burguesa; está por reformas, como una nueva constitución, sin tocar el régimen de la propiedad privada, que es la base de la opresión de la mujer. Los zapatistas son simplemente otra manifestación del nacionalismo populista tradicional latinoamericano con una cierta base entre el campesinado; necesariamente y a pesar de sus críticas coyunturales al PRD, se mantiene en la órbita de este partido.
La idealización de la cultura y la economía campesinas tradicionales, como en el caso de los “Caracoles” zapatistas, significa idealizar la miseria y el atraso y retener la estructura familiar. Para el campesinado, la familia es la unidad económica de la agricultura a pequeña escala. Los intereses de clase de los campesinos se basan en la propiedad privada de la tierra y el campesinado es incapaz de reorganizar la economía sobre una base colectivista. Su influencia conservadora sólo puede ser vencida mediante la dirección de los obreros que participan en la producción socializada en la industria.
Lo que se necesita para poner fin a la miseria de los indígenas y el campesinado en general es la introducción de tecnología moderna en el campo: tractores, fertilizantes e irrigación junto con escuelas, hospitales, caminos y transportes. Este objetivo sólo puede alcanzarse mediante la revolución socialista y la implementación de una economía colectivizada y planificada internacionalmente.
El feminismo y el seudomarxismo: Obstáculos para la liberación de la mujer
Cualquier lucha que no presente un reto a la base material de la opresión de la mujer no liberará a las mujeres. El feminismo es una ideología burguesa que plantea que la fuente de la opresión de la mujer está en las ideas, igualando la lucha por su liberación con la lucha por sus derechos democráticos, es decir, por la igualdad con los hombres bajo el capitalismo. Así, el feminismo se opone a la posibilidad de liberar a las masas de obreras en la realidad mediante el derrocamiento del sistema económico que es la base de su opresión, y en cambio presenta la división entre hombres y mujeres como la principal división en la sociedad. El objetivo del feminismo burgués es permitir a las mujeres burguesas y pequeñoburguesas ingresar al club masculino del poder y el privilegio, como un enemigo del proletariado.
Rechazando el aborto como un derecho democrático elemental, la popular feminista burguesa Marta Lamas escribe que “Todas las personas estamos a favor de que se acaben los abortos, el problema es que para que eso suceda hay quienes piensan que se tienen que penalizar y otras personas pensamos que se tiene [sic] que despenalizar” (citado en La Jornada, 12 de abril). Ante la ofensiva reaccionaria antiaborto, el PRD y los feministas burgueses abrazan moralista y defensivamente la idea diseñada para inducir miedo y sentimientos de culpa de que el aborto es peligroso y traumático. Llevado a cabo bajo condiciones sanitarias apropiadas y por personal capacitado, el aborto es, de hecho, un procedimiento médico muy sencillo y seguro. Gran parte de la susceptibilidad respecto al aborto viene de la idea, inventada por la Iglesia Católica, de que el feto es un ser humano dotado de alma, y por lo tanto el aborto está mal. Como materialistas, rechazamos la idea del alma.
La LTS-CC escribió un artículo significativamente titulado “Anticonceptivos para no abortar y aborto libre, seguro y gratuito para no morir” (Estrategia Obrera No. 59, 25 de abril de 2007). Escribe, de manera similar a Marta Lamas, que “el fondo del debate no es abortar por abortar, decisión a la que ninguna mujer quiere llegar...” La posición de la LTS-CC comparte la perspectiva política liberal entera del feminismo. Su artículo ni siquiera menciona la revolución socialista, implicando que la opresión de la mujer puede ser combatida exitosamente dentro de los marcos del capitalismo. Tampoco dice una sola palabra de crítica al PRD burgués. Su posición es fundamentalmente sectoralista, negando la posibilidad de que la conciencia trascienda la experiencia personal de la opresión, y renunciando a la lucha leninista-trotskista de unir a todas las capas oprimidas de la sociedad tras el poder de la clase obrera. Así, sus argumentos están dirigidos sólo a las mujeres, denunciando a la iglesia por impedir que “la mujer [sin mención alguna de los hombres] rompa con la ideología machista y opresora” y termina con un llamado por un Encuentro Nacional de Mujeres para discutir demandas de género y clase. Si bien sería absurdo pensar que las mujeres son inmunes a los efectos de la ideología burguesa en cualquiera de sus formas, incluyendo la ideología misógina, la tarea de una dirección revolucionaria es combatir la ideología racista, sexista, homófoba y antiinmigrante entre la clase obrera y la sociedad en general.
Ahora que los derechos de aborto se han convertido en una causa popular entre los intelectuales pro-PRD, el Grupo Internacionalista (GI), otra organización supuestamente trotskista, finalmente ha publicado un artículo sobre el tema en El Internacionalista, tras más de una década de existencia en México (“¡Por el aborto libre y gratuito!”, El Internacionalista No. 6, mayo de 2007). A través de su artículo —que pretende ser una exposición ortodoxa del marxismo sobre la cuestión de la mujer— ¡no hay una sola mención ni mucho menos una advertencia contra las ilusiones masivas en el PRD, ahora fortalecidas por el hecho de que este partido ha sido el principal responsable de la reforma del aborto en la Ciudad de México!
El GI se acomoda al populismo radical pequeñoburgués y, lógicamente, sus pretensiones de guiarse por la revolución permanente se reducen a una oración abstracta y carente de significado en el último párrafo de su escrito, totalmente divorciada del resto del artículo. En la práctica rechaza la aplicación concreta de esta teoría. La contradicción entre su adherencia formal al trotskismo y su práctica de ir a la cola del populismo lo lleva a zigzaguear. Así, durante el “tortillazo” de enero pasado rechazó la lucha por subsidios para poner las tortillas al alcance de todos, renunciando a la lucha por reformas parciales bajo el capitalismo y dando la espalda a las necesidades más elementales de las masas obreras y pobres. Ahora que sí apoya la reforma perredista del aborto, ¡virtualmente omite cualquier crítica de los populistas burgueses que están detrás de ella!
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Lenin forjó el Partido Bolchevique con el entendimiento de que “El ideal del socialdemócrata no debe ser el secretario de trade-union [sindicato], sino el tribuno popular, que sabe reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera que sea la capa o la clase social a que afecte.” Los espartaquistas estamos comprometidos con el forjamiento de tales partidos internacionalmente, las palancas fundamentales para hacer realidad un futuro comunista mediante revoluciones socialistas alrededor del mundo. En la lucha por nuevas revoluciones de Octubre, las palabras de Trotsky de 1924, dirigidas a las mujeres de Oriente, son perfectamente aplicables a México y todo el mundo semicolonial: “No habrá mejor comunista en el Oriente, ni mejor luchador por las ideas de la revolución y por las ideas del comunismo, que una mujer obrera despertada.”
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/28/aborto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 23:15 ShaunaDorothy Los ataques derechistas de Fox y las tareas de la clase obrera: ¡Romper con AMLO y el PRD! ¡Forjar un partido obrero! (2 - 2) (verano de 2005)

https://archive.is/XBIt5
Un proyecto alternativo de subordinación
En su libro Un proyecto alternativo de nación, que en realidad es poco más que una gran colección de lugares comunes y sueños de opio sobre cómo México se convertirá en un paraíso de justicia social una vez que el PRD dirija sus destinos, AMLO presenta una serie de propuestas para resolver uno de los problemas más añejos y candentes del país: la tierra. Pero su programa para “reactivar el campo” es una burda broma. El objetivo es “armonizar y apoyar, al mismo tiempo, la producción de autoconsumo, la producción para el mercado interno y la producción para exportar”. ¿Cómo lograrlo?:
“Habría que promover el fortalecimiento de la economía de autoconsumo en las comunidades. El propósito es que, con pequeños apoyos, se fomenten las actividades productivas tradicionales...
“Hay casos excepcionales en comunidades indígenas donde todavía se produce casi todo lo que se consume. Está también, por ejemplo, lo que históricamente ha sucedido en pueblos como los de Tlaxcala donde los campesinos, en pequeñas porciones de tierra, cultivan maíz, con buena productividad, y tienen en sus patios borregos, chivos, vacas y el telar dentro de la casa.”
¡A los campesinos tlaxcaltecas les va tan bien que arriesgan su vida para emigrar en masa a EE.UU.! Además, AMLO dice: “La acción gubernamental que proponemos debe orientarse al otorgamiento de créditos a la palabra, para la compra de animales, granos y semillas, materiales de trabajo, insumos y todo aquello destinado a fortalecer las actividades productivas y las tecnologías tradicionales.” ¿Qué significa “tecnologías tradicionales”? ¿Bueyes famélicos para jalar arados? ¿Lodo para construir chinampas?
La agricultura mexicana, en gran parte de autoconsumo, no puede competir con las grandes plantaciones industrializadas estadounidenses, que además abarcan inmensas extensiones de tierra fértil que simplemente no existen en México. Para dar un ejemplo de las enormes diferencias, aquí hay un tractor por cada 100 personas involucradas en la agricultura, mientras que en Estados Unidos hay 1.5 tractores por cada trabajador rural. Hacer productivo al campo mexicano no requiere “tecnología tradicional” sino tecnología moderna: tractores, sistemas de riego, plantas procesadoras, fertilizantes y educación científica para los campesinos. Pero ésta es una meta imposible en el marco del capitalismo subdesarrollado; para hacerla realidad se necesita una revolución obrera apoyada por la guerra campesina, expropiando a la burguesía y a los latifundistas. Esta perspectiva no puede estar separada de la lucha por la extensión de la revolución al coloso del Norte, que haría posible obtener la tecnología necesaria para sacar al campo y sus habitantes del atraso y la miseria.
La emancipación nacional que las masas añoran y AMLO promete supone una economía industrial moderna. Pero el capitalismo mexicano no puede desembarazarse del imperialismo. En cuanto a la industria maquiladora, AMLO sostiene:
“Proponemos un trato directo con empresarios para detener la emigración de las maquiladoras. Es cierto que en China o en otras partes del mundo hay más ventajas comparativas, sobre todo por el bajo costo que representa la mano de obra, pero es posible ofrecer otros incentivos y revalorar la importancia que reviste la cercanía de nuestro país con el mercado más grande del mundo.”
La única forma de hacer competitiva la industria maquiladora es abaratar aún más la mano de obra, ofrecer mayores ventajas fiscales a los inversionistas chupasangre y continuar el régimen laboral draconiano establecido por los llamados “contratos de protección”.
¡Por la revolución obrera!
Las políticas reaccionarias del PRD no son el resultado de una traición encubierta ni de la corrupción de tal o cual dirigente, sino la consecuencia lógica e ineludible de su carácter de clase. En un país capitalista atrasado y dependiente como México —en el que la clase dominante nacional depende abrumadoramente de los créditos y la inversión de sus amos en Estados Unidos— toda alternativa política que, como el PRD, plantee la conservación del capitalismo mexicano, es decir, que defienda en última instancia el dominio y los intereses de algún ala de la burguesía nacional, se verá obligada a rechazar en los hechos las reivindicaciones democráticas que promete. Así, enfrentando en su propio territorio un proletariado moderno y socialmente poderoso y un vasto campesinado descontento, en última instancia la burguesía nacional es mucho más hostil a “sus propias” masas que a sus amos estadounidenses. Independientemente de su retórica, no existe un ala antiimperialista de la burguesía. Lo único que pueden plantear los nacionalistas burgueses es negociar de mejor manera los términos de su propia subordinación al imperialismo y de la consecuente cancelación de los derechos democráticos de su población. El PRD ni siquiera se opone al TLCAN, que por naturaleza es un “tratado” para la rapiña unilateral de la economía mexicana por los imperialistas, sino que sólo lo quiere “renegociar”.
La vinculación inseparable de las amplias reivindicaciones democráticas no resueltas con la lucha internacional y socialista del proletariado está en el centro de la teoría de la revolución permanente de León Trotsky. En una de sus “Tesis Fundamentales” de la revolución permanente, explicó:
“Con respecto a los países de desarrollo burgués retrasado, y en particular de los coloniales y semicoloniales, la teoría de la revolución permanente significa que la resolución íntegra y efectiva de sus fines democráticos y de su emancipación nacional tan sólo puede concebirse por medio de la dictadura del proletariado, empuñando éste el Poder, como caudillo de la nación oprimida y, ante todo, de sus masas campesinas.”
El campesinado, sumido en las regiones más remotas y atrasadas, es parte de la heterogénea capa que los marxistas llamamos pequeña burguesía. Los campesinos sin tierras se encuentran reducidos, en el mejor de los casos, a la producción de autoconsumo y carecen de poder social. Los minifundistas compiten entre sí por colocar sus productos en el mercado. Su interés se encuentra en la propiedad privada de la tierra. Por ello, el campesinado es incapaz de reorganizar la sociedad, de desempeñar un papel revolucionario independiente. El campesinado actual es producto del rezago inherente al capitalismo tercermundista; lucha contra las grandes plantaciones mecanizadas, cuyo avance convierte a muchos campesinos en proletarios rurales. Los comunistas tomamos lado con los campesinos en sus luchas contra los latifundistas y el gobierno y buscamos ganar su apoyo a la revolución socialista, pero entendemos que, en tanto que lucha por mantener su existencia contra el capitalismo industrial moderno, el campesinado pretende echar atrás la rueda de la historia. El campesinado pobre, todavía compuesto por millones de personas, puede desempeñar un papel importante en la revolución, pero éste estará necesariamente subordinado a la dirección del proletariado industrial urbano.
La clase obrera o proletariado es la encargada de echar a andar, colectivamente, todos los engranajes de la economía industrial moderna —las fábricas, las comunicaciones, los transportes—. Al no poseer más que su propia fuerza de trabajo, la clase obrera no tiene interés en la continuidad del régimen de la propiedad privada; su interés histórico está en la abolición de la propiedad privada de los medios de producción, la cual pondría la economía entera al servicio de las necesidades humanas y sentaría la base fundamental para erradicar la explotación, la opresión y la miseria. Por ello, la clase obrera es la única clase genuinamente revolucionaria de nuestra época capaz de dirigir a los campesinos, las masas urbanas empobrecidas y todos los oprimidos en la lucha por su emancipación.
La Revolución Rusa señala el camino hacia adelante en México. En efecto, la perspectiva trotskista fue confirmada en la práctica por la Revolución Bolchevique de Octubre de 1917. En esa fecha la clase obrera rusa tomó en sus manos las tareas de la revolución democrática que el régimen burgués no había podido resolver: liberó a su país del yugo imperialista al desconocer la deuda externa contraída por el zar y la burguesía, sentó las bases para la emancipación de la mujer y dictó leyes prohibiendo todo tipo de discriminación contra homosexuales y minorías étnicas. También abolió la propiedad privada sobre la tierra y llamó al campesino pobre a emprender una revolución agraria que destruyera el latifundio y los restos del peonaje feudal. Pero para hacer esto realidad fue necesario emprender la expropiación de los medios de producción y establecer una economía colectivizada y planificada, así como el monopolio estatal del comercio exterior. En lugar del parlamentarismo burgués, la Revolución Rusa instauró la democracia obrera a través de los soviets, consejos de diputados obreros y soldados encargados de dirigir la economía y la sociedad entera. Esto es lo que significó un gobierno obrero: el gobierno basado en el proletariado y apoyado por el campesinado. Estas medidas sentaron las primeras bases para la reorganización socialista de la sociedad. Ciertamente, con el grado de interpenetración de la economía moderna, y como lo mostró el ejemplo de la Unión Soviética, ningún país puede crecer aislado del intercambio mundial. Así, desde su nacimiento mismo, un partido revolucionario victorioso en un país atrasado —y más en uno que comparte una frontera con EE.UU.— tendría que luchar, como parte de un solo partido internacional, por la revolución proletaria dentro del monstruo imperialista estadounidense y a escala internacional. De hecho, sólo el triunfo de la revolución obrera en EE.UU. podría asegurar la genuina emancipación nacional de México. La clase obrera multirracial estadounidense, en particular su estratégico componente negro, es potencialmente el aliado más poderoso de los obreros mexicanos. Como escribieron recientemente nuestros camaradas estadounidenses en un artículo denunciando las atrocidades racistas de los paramilitares “Minutemen” y exigiendo plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes:
“Una defensa efectiva de la clase obrera requiere un programa internacionalista que exprese los intereses de clase comunes en ambos lados de la frontera trazada cuando EE.UU. robó de México en 1848 gran parte del actual suroeste estadounidense. La lucha por los derechos de los inmigrantes debe verse como parte de la lucha contra todas las formas de opresión. En EE.UU. esto significa una lucha contra la opresión de los negros, la piedra angular del capitalismo estadounidense. Los obreros deben luchar contra los intentos de los gobernantes capitalistas de enfrentar a un grupo oprimido contra otro, como la reciente declaración grotesca del presidente derechista mexicano Vicente Fox de que los trabajadores mexicanos ‘hacen el trabajo que ni siquiera los negros quieren hacer en EE.UU.’”
Los millones de obreros y campesinos mexicanos y centroamericanos que emigran “ilegalmente” a EE.UU., sorteando toda clase de peligros, carecen de derechos y se ven obligados a tomar los trabajos más arduos y peor pagados. Pero al racista e hipócrita Fox no podrían importarle menos los trabajadores mexicanos y los negros. ¡Por lucha de clases conjunta en México y EE.UU. contra los gobernantes capitalistas!
La LTS: Reformismo “Libre y Soberano”
Dentro de los que se reclaman “trotskistas”, la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) se opuso a los ataques antidemocráticos del PAN y el PRI sin dejar de enfatizar correctamente su denuncia tanto del PRD como partido burgués como de los grupos “socialistas” que colaboran con éste (Estrategia Obrera No. 43, 16 de abril de 2005). Sin embargo, el fin estratégico al que la LTS vincula su posición sobre el desafuero es explícitamente reformista y no revolucionario: que las masas mexicanas se movilicen para “imponer una Asamblea Constituyente Libre y Soberana en la que se discutan las grandes demandas de las mayorías obreras y campesinas del país”. Esta asamblea constituyente estaría abierta “no sólo al PRD y a AMLO sino también al conjunto de las organizaciones sociales, sindicales y de izquierda”, y “discutiría” cuestiones democráticas candentes como la “reforma agraria radical”, “empleo y salarios dignos”, el dejar de pagar la deuda externa y la cancelación de “todos los tratados, como el TLC, que nos subordinan al imperialismo norteamericano” (Ibíd.). La LTS asigna a una asamblea constituyente, es decir, un cuerpo parlamentario burgués —¡prometiendo de antemano que incluiría al PRD!—, la tarea de resolver las justas aspiraciones de las masas. Echando por la borda la revolución permanente, el plan de la LTS no menciona ni de pasada que la solución de estas cuestiones requiere la revolución socialista: la implantación de una economía colectivizada y planificada y la lucha por extender el poder obrero a nivel internacional.
Para los comunistas, el llamado por una asamblea constituyente —es decir, una asamblea legislativa dentro del marco de la democracia burguesa— se justifica en situaciones en las que las leyes vigentes no formalizan ni siquiera las libertades democráticas más básicas (como es el caso de las dictaduras militares o bajo gobiernos democrático-burgueses no consolidados como el “Gobierno Provisional” ruso de febrero de 1917). En esos casos, este llamado puede usarse para vincular las aspiraciones concretas e inmediatas de la gente con la necesidad de la lucha por la revolución socialista: es, pues, una “consigna de transición” de la conciencia espontánea de las masas a la conciencia revolucionaria. Sin embargo, si este llamado se usa, como lo hace la LTS, como un medio para simplemente “mejorar” la democracia capitalista existente en un país atrasado, funciona exactamente como lo opuesto, consolidando la ilusión de que la democracia capitalista es susceptible a mejorías cualitativas. Vincular las aspiraciones de las masas a una democracia más plena no con la lucha por la revolución socialista sino con una “Asamblea Constituyente Libre y Soberana” implica un programa “de transición” de la lucha espontánea de las masas...al reformismo consciente.
El GI: De la ruptura con el trotskismo a la ruptura con la realidad
Pero sin duda el más pintoresco de los grupos seudotrotskistas es el (mal) llamado Grupo Internacionalista (GI), cuyo núcleo dirigente está formado por antiguos miembros de nuestra organización. Durante años nos han acusado estridentemente de “abstencionismo” y “propagandismo abstracto”, mientras que ellos prometen encontrar el camino hacia las masas. Habiendo roto, en los hechos, con el marxismo revolucionario, para justificar su existencia el GI se deshizo primero de la honestidad básica, pero ahora también ha tenido que romper con la realidad.
En su más reciente publicación en español (El Internacionalista No. 5, mayo de 2005) este grupúsculo se jacta de la más absoluta indiferencia frente a la campaña jurídica contra López Obrador. Lo extraordinario del caso es que, en el mismo artículo, el propio GI asegura que defiende “el elemental derecho democrático de que cualquier partido político se presente en las elecciones con los candidatos que decida” y reconoce que:
“Lo que [el gobierno de Fox y el PRI] quieren es que, una vez que esté sujeto a proceso penal, según Artículo [sic] 111 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, ‘AMLO’ carezca del derecho a participar en las elecciones.”
¿Cómo explican esa contradicción evidente? Pues con este absurdo argumento, que dan inmediatamente después:
“Pero pasarán meses hasta que esto se concrete. En este momento, [López Obrador] ni siquiera es candidato del PRD (hay otros, incluyendo el sempiterno candidato perredista Cuauhtémoc Cárdenas, que disputan la candidatura), y ningún partido ha presentado, ni mucho menos inscrito, a su abanderado... En caso de que Fox y el PRI se atrevan a realizar su locura...entonces defenderíamos el derecho de López Obrador a presentarse como candidato presidencial...
“...hasta ahora no se ha negado el derecho de AMLO de presentar su candidatura. Pretender lo contrario es entrar de plano en la jugada electorera del PRD...”
¿O sea que el GI sólo defendería los derechos democráticos de un candidato oficial del PRD? ¡Vaya criterio marxista! En realidad, la “locura” de Fox y el PRI que el artículo del GI situaba en un futuro hipotético (“en caso de que se atrevan...”) ya llevaba más de quince días de haber llegado a su punto culminante (el desafuero) para cuando el GI fechó este artículo (25 de abril de 2005). No deja de ser cómico que apenas dos días después de la fecha de este artículo, y tres días antes de la fecha del periódico en que aparece por primera vez, el propio Fox reconoció implícitamente que sí estaba atentando contra los derechos políticos de López Obrador, y dio marcha atrás. Al negar que el ataque a los derechos democráticos era ya una realidad vigente, los charlatanes del GI hubieran entrado en un bloque de facto con el gobierno foxista...de no ser porque llegaron demasiado tarde. Pero tal vez el depuesto procurador, el general Macedo de la Concha, todavía aprecie sus argumentos.
El GI nos regaña también por oponernos al desafuero de AMLO porque el fuero de funcionarios del poder ejecutivo, sostiene, es una “medida antidemocrática”. Para justificar su negativa a defender un derecho democrático elemental en lo concreto, el GI recurre a abstracciones democráticas. Nosotros tomamos posición contra el desafuero de López Obrador con base en los intereses de la clase obrera en el caso concreto, no en generalizaciones sobre formalidades de la ley burguesa tales como si debería o no la cámara de diputados votar para que se procese a un funcionario cualquiera con base en cualquier acusación. La cuestión es bastante simple: 1) expropiar un predio para construir un acceso a un hospital no es ningún crimen contra el proletariado; 2) la acusación no era más que una patraña antidemocrática del clerical Fox y cía. para deshacerse del nacionalista burgués AMLO como contendiente a la presidencia.
Entendiblemente, muchos jóvenes izquierdistas que están hartos del lodazal de la política capitalista sienten que los revolucionarios nunca deben tomar lado en rencillas “interburguesas” ni oponerse a las injusticias estatales cuando sus víctimas sean políticos capitalistas, ya que, desde el punto de vista moral, estos tipos “se lo merecen”. Estos son los sentimientos a los que el GI apela. Sin embargo, este criterio no ha sido nunca el del marxismo. La labor de los comunistas no es adaptarse a la conciencia existente, sino elevarla, diciendo la verdad con toda su complejidad. La polarización en la sociedad a raíz de la maniobra foxista planteó a quemarropa la aplicación concreta de la revolución permanente. El GI podrá citar al derecho y al revés los escritos de Trotsky pero, al rehusarse a oponerse al ataque de Fox, renuncia a la esencia de la perspectiva trotskista: la lucha por las demandas democráticas de la población en los países subdesarrollados es una fuerza motriz de la revolución socialista. En los hechos, este grupo le da la espalda a los millones de obreros que luchan por sus derechos democráticos.
El GI afirma: “Lejos de que la embestida contra AMLO sea resultado de un complot entre Fox y los imperialistas norteamericanos (como afirman falsamente los seudomarxistas de Militante), en su visita a principios de marzo la mismísima secretaria de estado de EE.UU., la halcona Condoleezza Rice, afirmó que el gobierno de EE.UU. aceptaría con beneplácito un gobierno de izquierda en México. Según reportó Reforma (10 de marzo), ‘Rice descartó que a Estados Unidos le generen preocupación los triunfos electorales y los gobiernos encabezados por políticos de izquierda.’” ¡Que fe tan conmovedora muestra el GI en las promesas del gobierno de Bush! No sabemos qué negociaciones secretas sucedieron entre Fox y sus amos imperialistas. Si por ahora los imperialistas estadounidenses encuentran expedito restringir a Fox por preocupación de que su campaña por el desafuero podría desestabilizar México, sólo alguien muy inocente concluiría que los imperialistas han renunciado a su práctica de muchas décadas de usar a la CIA y otras fuerzas para fomentar las intervenciones militares en América Latina contra regímenes que les displacen.
La poca importancia que el GI da a los muy reales peligros planteados por las provocaciones del gobierno derechista de Fox recuerdan el gentil trato que este grupo dio a los dirigentes de la federación sindical venezolana CTV, quienes están estrechamente ligados a la CIA y han desempeñado un papel activo en los fallidos golpes de estado patrocinados por los imperialistas contra el populista-bonapartista Hugo Chávez. En un artículo de noviembre de 2000, el GI minimizó los peligros de la intervención imperialista en Venezuela y las conexiones entre la CTV y los imperialistas. Su doble discurso es evidente en el hecho de que el GI considera que la corporativista CTV es una federación sindical genuina, mientras que afirma que la igualmente corporativista CTM mexicana (que en ocasiones lleva a cabo huelgas contra los patrones) “representa al enemigo de clase” (El Internacionalista/Edición México, mayo de 2001). Según las concepciones del GI, los únicos sindicatos verdaderos en México son los “independientes”, dirigidos por burócratas afines al PRD. (Ver “El Grupo Internacionalista sobre Venezuela: El oportunismo une las parejas más extrañas”, Espartaco No. 19, otoño-invierno de 2002.) Al tropezar a menudo con la línea de clases y oscilar entre la conciliación de nacionalistas burgueses de izquierda del PRD y la ceguera ante provocaciones derechistas, el GI es incapaz de defender la independencia de clase del proletariado.
El GI también nos acusa de repetir “la propaganda electoral del PRD y unirse a su campaña” por haber escrito en Workers Vanguard (No. 846, 15 de abril), en la introducción a una traducción de nuestro volante del 7 de abril, que Fox es un “añejo aliado de Bush y un favorito de los imperialistas estadounidenses”. El que el GI arremeta contra una afirmación tan obvia es un testimonio de su alejamiento de la realidad. No hace falta ser un marxista para darse cuenta de que Fox es un lamebotas del imperialismo estadounidense, y sus políticas económicas derechistas y atraso religioso oscurantista se identifican con los de la actual administración republicana. El PRD denuncia estos hechos demagógicamente para apuntalar su propia popularidad al tiempo que deja claro a sus amos en el norte que AMLO no es un “Chávez mexicano”, como sostienen sus oponentes en la derecha.
Polemizando contra nosotros, el GI también escribe:
“Tomar partido por López Obrador en contra del ataque de Fox, no importan las salvedades que añaden aparte, es darle apoyo político. Pensamos en casos paralelos: ‘¡Abajo con el ataque de los republicanos contra el presidente Clinton!’ durante el impeachment, por ejemplo. O, ‘¡Abajo con el ataque de Bush contra Gore!’ luego de las elecciones de 2000 cuando la presidencia de EE.UU. fue decidida por un derechista Tribunal Supremo. No importaría cuántas veces se dijera ‘Romper con el Partido Demócrata!’ [sic] esto habría implicado indiscutiblemente dar apoyo político a un sector de la burguesía.”
El GI implica, en retrospectiva, que fue indiferente al ataque derechista de los republicanos contra Clinton. En 1998 los republicanos sometieron a Clinton a un impeachment, similar a un juicio político, por haber mentido sobre sus relaciones sexuales con Monica Lewinsky. Este juicio fue parte de una cruzada moralista reaccionaria —que Clinton mismo había promovido ampliamente— para apuntalar los “valores familiares”. Como escribieron nuestros camaradas estadounidenses entonces en un artículo titulado “La campaña del impeachment amenaza el derecho de todos a la privacía”:
“La campaña para destituir a Bill Clinton de la presidencia por su relación sexual consensual con la antigua empleada de la Casa Blanca, Monica Lewinsky, plantea una amenaza para cada uno de nosotros. Lo que está en entredicho es uno de los más elementales derechos democráticos, el derecho a la privacía, que en la práctica se reduce al derecho a tener una vida sexual privada sin que las autoridades estatales y eclesiásticas se entrometan o espíen. Los políticos y medios de comunicación están persiguiendo a Clinton por la única cosa que ha hecho que no es un crimen desde el punto de vista de la clase obrera.”
—Workers Vanguard No. 697, 25 de septiembre de 1998
En general, una de las marcas más distintivas y únicas del comunismo es la capacidad de distinguir entre la oposición a ataques reaccionarios y el apoyo político a las víctimas de estos ataques. Pero el GI encuentra muy difícil hacer esta distinción.
Norden vs. Norden
El GI tiene en verdad mucho que explicar para justificar su línea. En julio de 1988, ante el evidente fraude electoral que llevó a Salinas a la presidencia por encima de Cuauhtémoc Cárdenas, incluso antes de que se diera a conocer el resultado de las elecciones escribimos en Workers Vanguard, cuyo editor era nada menos que Jan Norden, hoy el principal dirigente internacional del GI:
“Si Cárdenas fue elegido presidente, los marxistas defendemos su derecho a asumir el cargo. Pero no sumamos nuestras fuerzas al bloque político cardenista burgués, sino que defendemos los derechos democráticos de los obreros por medios proletarios.”
—“México: Erupción sobre elecciones”, Spartacist No. 21, octubre de 1988
Ésta fue una posición genuinamente trotskista en contradicción con la actual indiferencia del GI a los mismos derechos democráticos. Los pretextos absurdos que el GI presenta hoy para justificar su posición agnóstica respecto a la intentona de fraude foxista sólo sirven para ocultar deshonestamente su ruptura con esta tradición.
En un caso similar, en 1984 ofrecimos contribuir con un equipo de seguridad compuesto de sindicalistas y partidarios de la Spartacist League para defender la Convención Nacional Demócrata contra crecientes amenazas de ataques por parte de los republicanos del beligerante lunático Reagan. Entonces escribimos: “La profunda diferencia política y de clase entre la Spartacist League y el Partido Demócrata en ninguna manera contradice nuestra posición de que el Partido Demócrata tiene el derecho de reunirse y nominar a sus candidatos” (ver Workers Vanguard No. 358, 6 de julio de 1984). ¿Norden ha cambiado de parecer? Irónicamente, nuestros oponentes seudotrotskistas en aquel entonces nos acusaron de capitular a los demócratas al inventar una “amenaza ficticia” a la Convención Demócrata, como hoy el GI declara inexistente el ataque bonapartista de Fox.
Si bien el caso de AMLO se trata de un ataque jurídico y no un golpe militar, nuestra posición en defensa de derechos democráticos bajo un ataque derechista tiene un precedente fundamental en la lucha de los bolcheviques contra Kornílov en agosto-septiembre de 1917, en la víspera de la Revolución Rusa. En ese entonces Rusia era aún gobernada por el Gobierno Provisional burgués encabezado por Aleksandr Kerensky. El gobierno de Kerensky, carente de una base social, trataba de balancearse entre el proletariado y la burguesía autocrática. El descontento creciente entre los obreros y la oposición de los soviets obreros maniataba al Gobierno Provisional. La burguesía y los monarquistas estaban también hartos de la “inestabilidad” social y la debilidad del gobierno, incapaz de aplastar a los obreros. Bajo estas circunstancias, el general Kornílov —un Pinochet antiguo— se aventuró en un intento de golpe de estado para derrocar al gobierno de Kerensky y aplastar a los soviets. Lenin argumentó por un cambio de táctica: había que luchar con las tropas de Kerensky contra Kornílov, sin dar ningún apoyo político al primero y sin dejar de denunciar el carácter burgués de su gobierno, pues el ataque de Kornílov estaba dirigido, a fin de cuentas, contra las masas. Lenin escribió:
“¿En qué consiste, pues, nuestro cambio de táctica después de la rebelión de Kornílov?
“En que cambiamos la forma de nuestra lucha contra Kerenski. Sin aflojar un ápice nuestra hostilidad hacia él, sin renunciar a la tarea de derrocar a Kerenski, decimos: hay que tener en cuenta la situación actual. No vamos a derrocar a Kerenski ahora. Encararemos de otra manera la tarea de luchar contra él, o más precisamente, señalaremos al pueblo (que lucha contra Kornílov) la debilidad y las vacilaciones de Kerenski. Eso también se hacía antes. Pero ahora pasa a ser lo fundamental; en esto consiste el cambio.”
Según la nueva línea del GI, Lenin estaba dándole apoyo político a Kerensky, “no importa las salvedades que añaden aparte”.
¡Por un partido obrero revolucionario!
Como lo demuestra toda la historia del movimiento obrero, ninguna generación aislada de militantes obreros puede, por sí sola, acumular en carne propia la experiencia suficiente para construir una política propia plenamente desarrollada, y por muy combativa que sea su conciencia espontánea no cuestionará el dominio social de la burguesía y necesariamente tenderá a buscar su complemento político en uno u otro partido capitalista.
Es urgentemente necesario que los obreros más avanzados y los intelectuales radicalizados dispuestos a tomar el lado del proletariado sobre la base de un programa marxista se organicen como tendencia independiente y disciplinada, es decir, como partido. Sólo así podrán combatir al colaboracionismo de clases, al nacionalismo y a todos los demás medios ideológicos con los que la clase dominante encadena y desarma al proletariado. Sólo el marxismo, que encarna la combinación de la más alta cultura de la humanidad con la experiencia de más de un siglo de lucha en el movimiento obrero, puede armar al proletariado con la capacidad de defender sus intereses históricos en el plano político. Por eso, hablar de independencia política de la clase obrera implica necesariamente hablar de forjar un partido obrero revolucionario.
Por ahora, las ilusiones en el burgués López Obrador son dominantes en las conciencias de las masas en lucha, incluyendo a la clase obrera, y mientras eso siga así, por masiva que sea su movilización, estarán condenadas a mantenerse dentro de los marcos estériles de una gigantesca campaña electoral. Sabemos que hoy en día nuestra política revolucionaria no será la más popular en el movimiento de masas, pero cuando en un futuro no tan lejano las masas obreras mexicanas, en lucha por sus propios intereses, encuentren frente a ellas la oposición clasista del PRD burgués y empiecen a considerar alternativas de izquierda, los obreros más conscientes recordarán quiénes defendieron sus derechos democráticos básicos cuando la derecha los tenía bajo ataque en 2005, pero también y sobre todo quiénes se atrevieron a denunciar la naturaleza reaccionaria de López Obrador cuando éste estaba en la cima de su popularidad. Por eso hoy invitamos a los jóvenes y a los trabajadores izquierdistas más conscientes a que consideren seriamente estos argumentos y a que se unan a la lucha del Grupo Espartaquista por construir un partido obrero y revolucionario.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/24/amlo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 18:59 ShaunaDorothy ¡Abajo la rapiña imperialista! ¡Por movilizaciones obreras contra el TLC, el ALCA y las privatizaciones! ¡Ninguna confianza en el PRD burgués! (1 - 2) (2003)

https://archive.is/DCQwx
Abajo la rapiña imperialista!
¡Por movilizaciones obreras contra el TLC, el ALCA y las privatizaciones!
¡Ninguna confianza en el PRD burgués!
Reproducido de Espartaco No. 20, primavera-verano de 2003.
El pasado 31 de enero, más de 100 mil manifestantes llenaron el enorme Zócalo de la Ciudad de México para protestar contra la brutalidad del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLC). Esto fue porque el pasado primero de enero entraron en vigor las cláusulas del TLC que abren a la rapiña del "libre comercio" a todos los productos fundamentales de la economía agropecuaria excepto el maíz, el frijol y la leche. Al mismo tiempo, el gobierno de Vicente Fox está en medio de una campaña inhumana por retirar todos los subsidios al campo (hoy, ¡el subsidio gubernamental al campo en México es una décima parte del subsidio en EE.UU.!). Los manifestantes eran en su gran mayoría campesinos, pero también confluyeron miles de obreros organizados en contingentes sindicales, tanto del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) como de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), y grandes cantidades de estudiantes y ciudadanos individuales que se solidarizaron con las demandas campesinas. Días después, el 5 de febrero 19 manifestantes fueron violentamente golpeados y arrestados por los granaderos por colocar en el Ángel de la Independencia una manta en oposición al ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas). Mientras tanto, la prensa nacional e internacional de todos los colores da cuenta todos los días de la desesperada situación que enfrenta el campo mexicano. El nombre de una de las organizaciones campesinas que ha surgido en los últimos meses deja bien clara la situación: "¡El campo no aguanta más!"
El inicio del TLC el primero de enero de 1994 estuvo marcado por el levantamiento del EZLN en Chiapas, con su denuncia del "libre comercio" como un "acta de defunción de las etnias indígenas en México, que son prescindibles para el gobierno". Siendo un país con aproximadamente cinco millones de campesinos pobres y sin tierra —en gran parte indígenas horriblemente oprimidos—, apenas unas 4 mil personas poseen el 56 por ciento de la tierra cultivable. Sin financiamiento suficiente, con técnicas de producción obsoletas, e incluso ancestrales, incapaces de competir en el mercado capitalista, la mayor parte de los agricultores produce fundamentalmente para el autoconsumo, y el ingreso mensual promedio del campesino es de menos de 500 pesos. En estas condiciones, millones de campesinos son forzados a abandonar su tierra y emigrar a la ciudad, donde enfrentan un destino de mendicidad, ambulantaje y prostitución. Sólo a la Ciudad de México, arriban 600 campesinos cada día.
Durante casi toda la década pasada, las maquiladoras sirvieron como pequeña válvula de escape para la explosividad del campo, atrayendo a la población rural que emigraba a los centros industriales en busca de un ingreso regular —aunque fuera raquítico—. Tan sólo de 1997 a 2001, el número de obreros maquiladores creció de unos 800 mil a un millón 240 mil. Pero incluso antes de la actual recesión económica, la industria podía emplear sólo a una ínfima parte de la población rural que era echada de sus tierras. Ahora se ha cerrado esa válvula, con despidos masivos y cierres de plantas a través del país y en proporciones aún mayores en la franja fronteriza. Tan sólo en 2001, según la Universidad Obrera, hubo en el país 810 mil despidos, de los cuales 310 mil se dieron en las maquiladoras. Estos despidos han afectado sobre todo a la mujer obrera, que constituye la mayoría de la fuerza de trabajo en las maquiladoras.
La firma del TLC se dio como parte de la ofensiva capitalista a escala mundial detonada por la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS en 1991-92, una gigantesca derrota para los trabajadores que dio forma al mundo en el que todavía hoy vivimos. Es un mundo en el que el arrogante imperialismo estadounidense se ve a sí mismo como omnipotente y recorre el planeta misiles en mano confiado en que no va a encontrar ninguna oposición real. En ausencia del poderoso "enemigo común" que los imperialistas de EE.UU., Europa Occidental y Japón veían en la Unión Soviética, las rivalidades económicas entre ellos han pasado a primer plano.
Es como parte de esta competencia furiosa que el imperialismo estadounidense necesita cercar económicamente su "patio trasero" (es decir el México capitalista) para dejar afuera a sus rivales y quedar acreditado como la única potencia imperialista que puede saquear este territorio a voluntad. Para un país atrasado como México, la apertura comercial frente a un país imperialista como EE.UU., con su industria agrícola altamente avanzada y productiva, sólo puede significar una condena a muerte por hambre de miles de campesinos y una profundización aún mayor de la subyugación política y la rapiña económica. Así mismo, la "libre competencia" con EE.UU. exige al capitalismo mexicano un recrudecimiento en su campaña por la "competitividad", que es el eufemismo que usan los portavoces del capital para referirse a su guerra permanente contra los sindicatos y las conquistas obreras. Y es que son precisamente la mano de obra barata y la brutalidad de las condiciones de trabajo permitidas en el México burgués lo que atrae a los voraces capitalistas de EE.UU., España y otros países en busca de ganancias.
Al mismo tiempo, la burguesía mexicana busca desesperadamente complacer a sus amos imperialistas vendiendo la industria nacionalizada a la iniciativa privada. A excepción de la energía eléctrica y el petróleo, prácticamente toda la industria estatal ha desaparecido —Altos Hornos, Concarril, la Fábrica Nacional de Máquinas-Herramientas, etc.—. Todavía está fresca la experiencia de Ferrocarriles Nacionales, que después de la privatización despidió a cuatro quintas partes de sus trabajadores. Más aún, la espantosa crisis de Argentina, un país donde las industrias clave habían sido privatizadas, muestra claramente a dónde lleva el camino que ordena el FMI —¡más del 60 por ciento de la población vive por debajo del nivel oficial de pobreza!—. Como decía un evocativo cartel publicado por el SME: "si privatizar es la cura, ¿por qué Argentina agoniza?"
Los marxistas defendemos a la industria nacionalizada contra la actual embestida privatizadora, que es un intento por elevar la tasa de explotación de los obreros y las ganancias de los capitalistas, especialmente con el pillaje por los imperialistas a través del TLC. Las nacionalizaciones del petróleo y la industria eléctrica fueron un golpe al imperialismo, y estamos por el derecho de los países coloniales y semicoloniales a explotar sus propios recursos naturales. Como explicó Trotsky en "México y el imperialismo británico" (1938) refiriéndose a la expropiación petrolera: "la expropiación es el único medio efectivo para salvaguardar la independencia nacional y las condiciones elementales de la democracia". A fin de cuentas, la única forma de obtener la emancipación frente al imperialismo consiste en la expropiación de toda la burguesía y la construcción de una economía planificada mediante la revolución socialista.
Como tendencia internacional, los espartaquistas nos hemos opuesto desde el principio al TLC, del mismo modo como hoy nos oponemos a su intensificación y a su extensión al resto de América Latina bajo la forma del ALCA. No basta "renegociar" tal o cual cláusula, ¡hay que echarlo abajo! Cuando el tratado empezó a negociarse entre los gobiernos de Carlos Salinas y Bush padre en 1991, las secciones de México, Estados Unidos y Canadá de la Liga Comunista Internacional (LCI) emitimos una declaración internacionalista de oposición al tratado (ver "Alto al TLC, rapiña a México por el imperialismo EE.UU.", Espartaco No. 2). Tomando como punto de partida el interés indivisible del proletariado mundial, la declaración trinacional explica:
"Lejos de ‘liberar’ el comercio a escala internacional, el tratado tiene como meta el establecimiento de un coto de caza privado para la burguesía imperialista estadounidense, sus socios menores canadienses y sus lacayos en la clase dominante mexicana. Ya desde los tiempos de la Primera Guerra Mundial, Lenin señalaba que los estrechos límites del estado-nación capitalista se habían convertido en una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas, dando origen a una lucha por una nueva repartición del mundo. Los diversos ‘mercados comunes’ de ningún modo superan esto, sino que intensifican las rivalidades interimperialistas. Nosotros los trotskistas, los comunistas, luchamos por la integración económica del mundo sobre bases socialistas. Pero el TLC es un paso reaccionario hacia la guerra comercial mundial (y de ahí a una guerra armada). El pacto comercial con México es la respuesta del imperialismo estadounidense al IV Reich y a Japón, S.A."
Para luchar contra las privatizaciones y el TLC es necesario movilizar el poder social de la clase obrera: ¡Por movilizaciones obreras para detener el TLC y el ALCA!
¡Por la revolución obrera! ¡Por una federación socialista de las Américas!
La historia del capitalismo latinoamericano ha sido una de constantes oscilaciones entre el proteccionismo populista y la retórica nacionalista, por un lado, y la apertura comercial del "libre mercado" por el otro. Alternativamente, la burguesía de estos países recurre al populismo, temerosa del descontento de las masas, y protege su industria con barreras arancelarias y subsidios. Entonces, bajo la presión política del imperialismo y por su propia ineficacia interna, este modelo fracasa y la burguesía recurre nuevamente al liberalismo del "libre mercado", entregando la economía a los imperialistas, que en pocos años fracasa también al destruir al mercado interno y condenar a las masas a un empobrecimiento aún mayor, y el ciclo vuelve a comenzar. El ascenso de gobernantes burgueses con retórica populista como Chávez en Venezuela y el socialdemócrata Lula en Brasil apunta hacia esto último. Las únicas constantes en esta inhumana rueda de la fortuna son la subyugación frente al imperialismo y la miseria humana de millones de campesinos y trabajadores.
México es un país capitalista atrasado, política y económicamente dependiente de los imperialistas estadounidenses. Ha habido a lo largo de las últimas décadas una inversión masiva de capital imperialista. Esto se ha traducido en un desarrollo desigual y combinado; las condiciones de subyugación ancestrales del campo coexisten con una infraestructura industrial moderna y correspondientemente, con un proletariado urbano joven, poderoso y dinámico. La mayor parte de esas industrias modernas que se han levantado en suelo mexicano no le pertenecen a una burguesía nacional desarrollada correspondientemente, sino al imperialismo extranjero (estadounidense en su mayor parte). Por eso, la burguesía nacional de países como México tiene el control del poder estatal, pero es socialmente débil y está condenada a vivir dependiendo de sus patrones imperialistas, enfrentando al mismo tiempo a un proletariado moderno y poderoso y a una masa de campesinos descontentos en su propio territorio.
A diferencia del viejo campesinado, la clase obrera moderna se encuentra en una relación directa con los medios de producción (y generación de ganancia) más dinámicos y productivos de la sociedad: tiene, pues, el poder social necesario para emprender victoriosamente la lucha por la emancipación de todos los explotados y oprimidos. Así, es este proletariado industrial moderno, resultado de la inversión y de la sed de ganancias del capitalismo, el que puede convertirse en su sepulturero. En última instancia, la burguesía nacional teme mucho más a la movilización de "sus propias" masas, que a sus amos estadounidenses.
Pero si la subordinación de los panistas a los dictados de Estados Unidos es franca y bien conocida, existen otras fuerzas capitalistas de ideología nacionalista que se presentan como una alternativa a esta subyugación descarada y proponen en cambio una subyugación más "digna". Este es el caso del PRD, fundado por viejos dirigentes priístas como Cuauhtémoc Cárdenas en oposición al giro "neoliberal" del PRI en la década de 1980.
Hoy, los funcionarios perredistas conceden medidas mínimas de bienestar social en las entidades que gobiernan (como los subsidios a los adultos mayores de López Obrador en el DF), que en contraste con las medidas descaradamente antipopulares de los panistas (como el incremento del IVA), los hacen parecer amigos de las masas. Este partido nacionalista ha sido desde su origen un polo de atracción para toda la "izquierda" reformista, que sueña con una solución nacionalista burguesa a las reivindicaciones democráticas más candentes. Pero el PRD no es más que un partido burgués comprometido a la perpetuación de la dominación capitalista. Por eso mismo tampoco puede poner en duda la subordinación de México al imperialismo estadounidense.
Esto se ha reflejado explícitamente en la posición del PRD respecto al TLCAN, al que este partido no se opone, limitándose a pedir que su capítulo agrario se renegocie en términos menos desfavorables. Cuando el tratado se firmó en 1991, Cuauhtémoc Cárdenas habló de un fantasioso "tratado alternativo" de libre comercio con el imperialismo que incluyera un "estatuto social" y "normas comunes sobre derechos laborales, sociales y medioambientales" (Canadian Tribune, 21 de enero de 1991). Cárdenas ofrece sus políticas populistas burguesas como una forma más factible de crear una "convergencia de intereses nacionales" con los imperialistas yanquis, ya que "únicamente un gobierno mexicano con...credenciales nacionalistas impecables" puede hacer que la clase obrera acepte "compartir" las consecuencias (Foreign Policy, primavera de 1990). Esta política no es el resultado de una traición encubierta ni de la corrupción de tal o cual dirigente, sino que es la consecuencia lógica e ineludible de su carácter de clase. Pese a que ocasionalmente el PRD utiliza la movilización popular para situarse mejor en su competencia con sus rivales burgueses, este partido ha mostrado sobradamente que está perfectamente dispuesto a reprimir todo intento de los oprimidos de rebelarse contra las injusticias inherentes al capitalismo. Así, el gobierno perredista de la Ciudad de México reprimió sistemáticamente las manifestaciones de la huelga estudiantil de 1999-2000 en defensa de la educación gratuita, trató repetidamente de descarrilarla por medios políticos, y finalmente apoyó el reaccionario "referéndum" que las autoridades universitarias usaron para "justificar" la brutal represión del 6 de febrero, además de mandar a sus propios granaderos en apoyo a la Policía Federal Preventiva para romper la huelga. Fue este gobierno quien ordenó el sangriento desalojo de los residentes de Xochimilco el otoño pasado. Hoy, el gobierno del DF ha llegado al extremo de solicitar la asesoría del cerdo racista Rudolph Giuliani, que como alcalde de Nueva York se hizo famoso por sus medidas policiacas de estado de sitio, incluyendo el famoso caso de Amadou Diallo, un inmigrante africano inocente y desarmado, que murió acribillado con 41 tiros a manos de la policía de Giuliani —¡esto es lo que significa su famosa "tolerancia cero"!—.
Pero si bien a fuerza de macanazos muchos jóvenes activistas han ido perdiendo sus ilusiones en que el PRD burgués pueda actuar directamente como un defensor genuino de los intereses de los oprimidos, en ausencia de un movimiento obrero combativo y prominente, muchos siguen viendo con esperanza a las organizaciones campesinas como el EZLN o los ejidatarios de Atenco para que actúen como un centro del movimiento de resistencia popular. Para ellos, el proletariado no es más que otro sector oprimido, o en todo caso un aliado potencialmente útil. La ausencia de un movimiento obrero combativo que atraiga a los miles de jóvenes que hoy buscan la dirección de los zapatistas subraya el papel reaccionario de las actuales direcciones procapitalistas del movimiento sindical.
En realidad, el campesinado por sí solo no tiene ni el poder social ni el interés objetivo para convertirse en la vanguardia de la emancipación general. Por eso está destinado a seguir políticamente a una de las dos clases fundamentales de la sociedad urbana moderna: el proletariado o la burguesía. En el contexto de una lucha frontal entre la clase obrera y la burguesía, los campesinos pobres pueden ser un aliado importante del proletariado, pero como lo mostró la experiencia de la revolución mexicana de 1910, en ausencia de un proletariado movilizado independientemente, el movimiento campesino está condenado a regresar a la órbita de la política burguesa (ver "Un análisis marxista de la Revolución Mexicana de 1910", Espartaco No. 12). Un ejemplo contemporáneo de esto es la guerrilla del EZLN que a lo largo de su historia, en cada disyuntiva política de relevancia nacional (como las elecciones), ha seguido sistemáticamente la dirección política del PRD. A pesar de sus recientes y justificadas denuncias al PRD por haber votado a favor de la infame "ley [anti]indígena" en el Senado, la estrategia fundamental del EZLN es presionar al gobierno burgués en turno. El EZLN no cuestiona al capitalismo —la raíz de la miseria en la ciudad y en el campo— sino que plantea reformarlo mediante la presión de las masas. Los comunistas llamamos a defender al EZLN y las demás guerrillas izquierdistas del terror estatal burgués, pero también combatimos toda ilusión en que puedan constituir una dirección independiente del movimiento social contra la burguesía.
Una de las bases fundamentales de la economía agrícola de autoconsumo es el ejido. En su cruzada por abrir completamente el campo mexicano a la rapiña imperialista, el gobierno de Salinas aprobó en 1991 la reforma al artículo 27 constitucional que permite a los terratenientes privados comprar, arrendar o enajenar la propiedad ejidal, supuestamente para hacer la tierra más competitiva. Pero la mayor parte de las tierras ejidales son infértiles: laderas rocosas o valles semidesérticos como las "Tierras flacas" descritas en la famosa novela de Agustín Yáñez. La pérdida de estos ejidos priva a sus propietarios de su delgada base de subsistencia, y los condena a una vida de extrema miseria en las ciudades, ya que el dinero que podrían obtener a cambio de sus ejidos apenas alcanza para mantener a una familia por uno o dos meses.
Los comunistas nos oponemos al despojo forzoso de tierras de los campesinos pobres y nos solidarizamos con sus luchas contra los terratenientes y el gobierno, como hicimos cuando el gobierno de Fox pretendía expropiar las tierras ejidales de San Salvador Atenco para construir un aeropuerto. Sin embargo, entendemos que la conservación de las actuales condiciones de la propiedad ejidal no es ninguna panacea. Como escribimos en un volante de julio pasado:
"A diferencia de muchos intelectuales pequeñoburgueses y seudoizquierdistas, nosotros no romantizamos las actuales condiciones de pobreza, aislamiento y atraso del campo mexicano. Queremos que los avances de la tecnología —como educación, tractores, irrigación, comunicaciones, etc.— estén al alcance de la población rural elevando su nivel de comodidad, productividad y cultura. Es imposible llevar esto a cabo dentro del marco del capitalismo: un sistema basado en la producción de ganancias para un puñado de patrones y la miseria de la inmensa mayoría."
—reimpreso en "Atenco: campesinos detienen la expropiación de Fox", Espartaco No. 19, otoño de 2002.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/privatizacion.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.04.18 18:17 55196237 COMO Y CUANDO CONOCI A EDUARDO GALEANO

Entender porqué Eduardo Galeano fue quien fue, pensó e influyó como lo hizo, mantuvo permanentemente una posición humanística, anticapitalista y por ende antiimperialista y tan apegada a América Latina y a sus dolores, permanentemente militante contra las injusticias, hace imprescindible ubicar al hombre en su tiempo.
Y también cuando y como comenzó esa insobornable militancia de la cual quien esto escribe fue testigo presencial y compañero político en sus primeros pasos.-.- _______________________
La década 1950-1960 fue muy rica en acontecimientos.-
En los cinco años anteriores, y habiendo salido de la II Guerra Mundial, Inglaterra, que durante más de un siglo había sido la potencia dominante en lo económico y en lo político, había sido desplazada por la ahora potencia dominante los Estados Unidos los que si bien habían perdido hombres en los frentes europeo y asiático, en contrapartida habían aumentado su potencia económica, no solamente por el esfuerzo de guerra, sino también por la incorporación de las mujeres a la producción, para llenar las plazas que los combatientes habían dejado vacías.-
Un nuevo orden quedó establecido en la conferencia de Breton Woods (1944)sellando-en lo económico y en lo político y con efectos perdurables hasta hoy(Banco Mundial,FMI,etc.)- la absoluta predominancia de la nueva potencia emergente.-
La Guerra Fría había tenido picos peligrosos, cuando los sospechosos rusos, hijos de Gengis Khan y de las heladas estepas del Asia Central, que ya no montaban en pequeños y robustos corceles sino en tanques T-34 y volaban en Migs y Tupolevs, habían tenido el atrevimiento de cerrar el aeropuerto de Tempelhoff (Berlín), obligando a las potencias “democráticas” (EEUU, Francia y R.U) a establecer un puente aéreo para abastecer a la asediada ciudad.-
Europa se beneficiaba del Plan Marshall, ideado no solamente como valla de contención de la amenaza comunista, sino como negocio de USA para vender productos industriales y agrícolas.-
Franco-gracias a su territorio-portaaviones y a sus bases navales- había recibido la bendición democrática (“mejor no meneallo”) que terminaba con su aislamiento y le permitía entrar, primero en la Unesco y luego en las Naciones Unidas.-
Y Alemania, la vencida ,recibía una generosa ayuda económica entre la cual estaba el perdón de gran parte de sus deudas por indemnizaciones de guerra.-
Entretanto, sus capitalistas se aplicaba-como solo lo saben hacer los alemanes- a la reconstrucción de sus devastados territorios y de su postrada economía entre algo más que rumores de imparable y generalizada corrupción.-
 ____________________________ 
En América Latina, en 1948, los Estados Unidos habían consolidado jurídicamente su incontestable dominio con la creación de la Organización de estados Americanos (OEA) entre feroces tumultos populares (el “bogotazo”) que obligaron a las delegaciones a recluirse en el Hotel Tamanaco mientras el “carnicero” Laureano Gómez asesinaba a su pueblo.-
Como la guerra había cegado las fuentes de abastecimiento dedicadas al esfuerzo bélico, algunos países (Argentina, Brasil) intentaron sustituir el modelo agro exportador tradicional por un desarrollismo sustitutivo de las importaciones, que quedó solo en el crecimiento de industrias livianas y de consumo.-
La vuelta a la producción de economías antes afectadas por la guerra, ahora con industrias fabricantes ya no para mercados nacionales sino mundiales, utilizando nueva maquinaria, etc., abate costos y precios de venta, haciendo abortar los incipientes intentos de las burguesías nacionales por desarrollar su industrialización.-
Una crisis generalizada se abate sobre la generalidad de los países latinoamericanos con repercusiones en lo político. Gobiernos seguramente más represivos que los anteriores llenan el mapa del nuevo continente.
En 1948, el Gral. Pérez Jiménez derriba el gobierno democrático de Rómulo Gallegos. Su dictadura sanguinaria dura 10 años. En 1952, el sargento Batista (ex integrante de fuerzas de ocupación norteamericanas) elimina a Prío Socarrás como presidente legítimo y se entroniza en Cuba (con el apoyo del Dpto. De estado y la Maffia norteamericana),hasta ser eliminado en 1959,por los revolucionarios comandados por Fidel, el Ché, Camilo Cienfuegos, etc. En 1953, Fidel Castro intenta el asalto al batistiano Cuartel Moncada, siendo vencido y preso.- Stroessner dicta su ley en Paraguay y Duvalier y sus “tonton macoutes” en Haití.- Getulio Vargas, nacionalista brasilero, no resiste las presiones y se suicida en 1954.10 años después, los militares inauguran una de las dictaduras militares más duras y prolongadas de América Latina.-
En R. Dominicana domina política y económicamente el país, Rafael L. Trujillo y Anastasio Somoza en Nicaragua.-
En contrapartida, en 1952, el Mov. Nacionalista Revolucionario (MNR) de Paz Estensoro, Siles Suazo y Juan Lechín (líder sindical) derriba a bombazos de dinamita minera, el gobierno entreguista de M Urriolagoitía, nacionaliza el estaño (principal y única riqueza del país) y realiza una reforma agraria.-
Pero en Guatemala, los gobiernos democráticos y “de lujo” de Arévalo y su sucesor, el Cnel. Arbenz, que se atreven a tocar a la intocable United Fruit (“Mamita Yunai” para los guatemaltecos) entre cuyos propietarios están el Secretario de Estado de los EEUU, John Foster Dulles y su hermano Allen.
El levantamiento del Cnel. Carlos Castillo Armas, (1954),auspiciado, financiado y armado por el Gobierno de los Estados Unidos, termina con un baño de sangre el atrevido intento de tocar-nada menos que en América Central-los intereses de las multinacionales norteamericanas.
Desde entonces, Guatemala vive un permanente genocidio.-
Para nuestra generación (la del que escribe y coetáneos) el asesinato guatemalteco equivalió- en nuestro sentimiento latinoamericano- a la Guerra Civil española.-Fue NUESTRA GUERRA CIVIL.-
 ________________________ 
En la Conferencia Interamericana de Caracas (OEA 1954), se estableció que “la actividad comunista en cualquier país, implicaba una amenaza al sistema panamericano”
Es la época del macartismo y las consecuencias no se hicieron sentir sólo en el territorio norteamericano.-
Por esas fechas los Estados Unidos promueven la firma del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca),según el cual, todo ataque contra un país americano sería respondido por el conjunto de los demás países.
Puede alguien imaginarse un ataque extracontinental contra El Salvador, México, Uruguay, Argentina, Paraguay, etc.?
En cambio, es fácil suponer que lo que se intentaba era apoyar la política exterior norteamericana en su enfrentamiento con la Unión Soviética.-
Como corderos, todos los gobiernos suscribieron este infame tratado.-
Es en ese momento que comienza a generarse en Uruguay (Galeano tiene 14 años)un movimiento de resistencia a la firma del tratado entreguista, Movimiento integrado fundamentalmente por jóvenes sin militancia política anterior, muchos de ellos intelectuales que realiza una intensa campaña llevando su planteamiento al interior del país y una consciencia de que pertenecemos al mismo continente amenazados por el mismo enemigo, continente del cual, durante mucho tiempo hemos vivido de espaldas.-
 ________________________ 
Mi amigo, Conrado Hofmann (“el alemán”), me convence de que si quisiera-como lo quiero-transformar el mundo en algo mejor, es indispensable hacerlo a través de la militancia política.-
Convencido, me afilio al Partido Socialista del Uruguay y dentro de él, a las Juventudes Socialistas,(JJSS).-
El Partido a esa fecha tiene unos 40 años, y ha soportado-como otros Partidos Socialistas (socialdemócratas) del mundo, la dolorosa escisión producida cuando se organiza la 3a. Internacional, escisión de la cual son originarios los Partidos Comunistas.-
La orientación del P.S. es socialdemócrata y europeizante.-La Juventud del Partido es influida por el potente pensamiento marxista y latinoamericano de Vivian Trías, culto y original, incansable y lúcido trabajador, investigador e intérprete de la historia, orador brillante, enamorado de nuestra América mestiza, de su gente, de sus tradiciones, de sus culturas.-
No menos importante es la influencia de un exiliado argentino del peronismo: Enrique Germán Broquen, de enorme cultura (proviene de las capas superiores de la oligarquía argentina pero se pasa a las filas del pueblo), también marxista consecuente, especialista en el análisis del fascismo.-
Y entre estas influencias , la situación objetiva que vive al Uruguay , el mayor conocimiento de Latinoamérica y de la influencia nociva del imperialismo norteamericano a lo largo de la historia, las JJSS comienzan un movimiento tendiente a “latinoamericanizar” el viejo Partido, movimiento que culmina en el XXXI Congreso, en el que se revisa la teoría socialdemocrática que lo informaba hasta el momento, y se traban relaciones con el PS Chileno (“siempre más a la izquierda que todos los demás”)y demás movimientos progresistas latinoamericanos.-
 __________________________________ 
El PS tiene (1956) un periódico del cual es Secretario de Redacción Guillermo Chifflet, integrante de las JJSS, uno de los hombres más puros, solidarios, entregados, coherentes de nuestra generación.-(1)
El entrañable Chiifflet, me invita a colaborar en el periódico-lo que acepto-encargándome de la redacción de una sección de noticias internacionales.-
Los jueves por la noche, vamos a la imprenta y entre el ruido de las máquinas, el calor del plomo fundido y sus vapores, van saliendo las líneas escritas que luego arma en planchas el (RELENAR CON EL NOMBRE), pasando el rodillo entintado sobre la superficie escrita poniendo luego encima una hoja de papel en blanco y un nuevo rodillo limpio sobre la hoja. Y todo esto como prueba, para saber qué tal “eso” va a aparecer transformado en hoja de periódico.-
En un rincón, y en una vieja “Remington” compongo mi columna que le alcanzo al “Yuyo”(Chifflet), quien con las manos llenas de originales, muchos de ellos garabateados, otros prolijamente escritos, otros” arborescentes” porque tienen anotaciones marginales por todos lados y sólo “El Flaco”, es capaz de hacerlos coherentes , se los va alcanzando al linotipista que digita hábilmente un gigantesco teclado lleno de letras y signos , entre puteadas por el desorden con el que se le van alcanzando los trabajos, y tragos de leche pare evitar el saturnismo (enfermedad profesional de los que manejan plomo o sus compuestos).-
Ala una (o a las dos ) de la madrugada, salimos de CICSA (imprenta)y por la calle Isla de Flores nos vamos caminando para casa con el periódico calentito bajo el brazo.- ______________________
Sucede que “El Sol”, como buen periódico que se precie de tal, ilustra su página 3 con una viñeta o caricatura.-Nunca conocí al dibujante, que seguramente entregaría su trabajo anticipadamente a nuestra ida a la imprenta o lo dejaría en un lugar determinado.-
Por razones que desconozco, un buen (o mal) día, El Flaco me comunicó que estábamos sin dibujante.-
Y con esta carencia salió el periódico dos o tres semanas.-
Una noche,-serían como las nueve-y estando de reunión con mis compañeros en el local de nuestras JJSS, me llama Guillermo (“El Yuyo”, “El Flaco”) para presentarme la nueva adquisición del periódico: el futuro dibujante.-
En el hall de recepción de la Casa del Pueblo (denominación de las sedes de los PS)me presenta a un joven de ancha sonrisa (tímida),vestido con un traje gris claro, chaqueta cruzada, camisa blanca, corbata azul celeste al tono, aún lampiño, con granitos en la cara semirubicunda y una voz que le “galleaba” todavía por el cambio de edad. Debía tener unos 16 años.-
El nuevo dibujante se llamaba EDUARDO HUGHES GALEANO, sí, el futuro Eduardo Galeano.-
Pertenecía a una familia “patricia” (“high life”) y creo que su padre era abogado e integrante de uno de los estudios profesionales de mayor prestigio en Uruguay, y como tal, asesor de las más importantes empresas multinacionales (Ford, Coca Cola, etc.etc.) a quienes-si tocaba-incluso defendería frente al Estado uruguayo.-
Para nosotros integrantes y jóvenes de las JJSS, las familias Hughes , como los Posadas (Carmen, esposa de Mariano Rubio) y otras, no nos resultaban simpáticas, por decirlo diplomáticamente .-
Supongo que por eso, nuestro novel dibujante suprimió el nombre paterno y en sus colaboraciones en el periódico se firmaba “JIUS”.-
Las viñetas eran francamente elementales, pero no habiendo otra cosa a mano..........
No concurrió asiduamente ni durante mucho tiempo a las reuniones de nuestro grupo.-No recuerdo durante cuanto tiempo seguimos publicando sus dibujos de trazo grueso en el periódico.
Sabíamos que contábamos con él y que “comulgábamos” juntos políticamente.-
Quizá desapareció para reflexionar y hacer ensayos para cambiar aquella voz, en esa profunda tranquila y bien timbrada que conocemos.-
De lo que no desapareció nunca fue de la actividad literario-política.-
 ___________________________ 
Tenía 33 años cuando comenzó la dictadura (1973) y una larga actividad y producción literaria.- Emigró a Buenos Aires, donde fue director de una revista (Crisis), hasta que también perseguido por Videla y Cía. tuvo que huir de la Argentina para no correr la misma suerte de los miles de torturados, presos, desaparecidos que el régimen militar produjo.-
Volvió durante la presidencia de Julio Ma. Sanguineti en 1985 y poco después -atendiendo mi actividad profesional de la época-un llamado telefónico me llevó a visitar en una casa del barrio del Buceo, a un señor que resultó ser EDUARDO GALEANO........
Un abrazo selló el reencuentro y una conversación sobre “aquellos buenos tiempos”
Después, nunca más lo vi.-
 ___________________________ 
NOTAS: (1)Guillermo Chifflet (“Yuyo”,”El Flaco”), fué dos veces senador por el Frente Amplio.- A instancias de Tabaré Vázquez en su primera presidencia (ahora lo es por segunda vez) el Parlamento Uruguayo (legisladores del Frente Amplio incluidos) autorizó que la armada uruguaya realizara maniobras conjuntas con la de los Estados Unidos en el Atlántico Sur. Chifflet no sólo -y solo- votó en contra, sino que renunció a su banca en señal de protesta.-
submitted by 55196237 to podemosZaragoza [link] [comments]


2015.03.27 08:31 josema3 EL PAPEL DE LA DROGA EN EL SISTEMA GLOBAL

Un momento clave de la historia moderna fue "La Guerra del Opio", a mediados del siglo XIX, que acabó con el control del tráfico del opio en el sudeste asiático por parte de la Compañía de las Indias Orientales.
Una de las derivaciones de aquella guerra fue la aparición del banco HSBC, que es una entidad financiera fundada en Hong Kong, la cual, hoy en día está siendo investigada por el lavado del dinero de la droga. Es significativo que a la cabeza de ese banco, en última instancia, este la reina Isabel de Inglaterra.
El dinero del tráfico del opio, fue la clave para la creación de la secta "Scoll and Bones": La secta de la universidad de Yale a la que pertenece la mayor parte de la élite estadounidense.
"Scoll and Bones" fue fundada por el señor Rasell que era uno de los líderes de la Compañía de las Indias Orientales, lo cual, traza una conexión muy clara.
Los integrantes del movimiento neo-romántico victoriano, del cual, formaba parte personajes como William Blake, Edgar Alan Poe, Lewis Caroll etc, se introdujeron en la experimentación con sustancias enteógenas.
Posteriormente, influidos por los anteriores, famosos artistas como Salvador Dalí o Gaudí hicieron lo mismo que los citados intelectuales.
En definitiva, fueron las élites sociales las que modernamente se iniciaron en el consumo de cierto tipo de sustancias bajo el deseo de liberarse de la constricción de los convencionalismos sociales.
El problema es que cualquier cosa que se haga con el objeto de liberarse, si no se lleva a cabo con conciencia, resulta contraproducente.
Tras aquellos movimientos elitistas, el consumo de drogas como una tendencia mayoritaria se puso en marcha a partir de los años 50 del siglo XX, al ir penetrando en ciertos elementos de la cultura popular.
En los años 60 nos encontramos con la "Generación Hippie" y con la Guerra del Vietnam. Esta última no fue más que "una bandera falsa". Esa guerra, realmente, jamás se quiso ganar.
Una de las verdaderas razones de la Guerra del Vietnam fue extender el consumo de heroína. Películas como "Nacido el 4 de Julio" o "Apocalipsis Now" retratan acertadamente como los soldados norteamericanos iban hasta arriba de todo, servidos por su propio ejército, para lograr llevar a efecto las salvajadas que cometieron.
Aquel fue el momento histórico en el que drogas pasaron a ser una herramienta de programación al servicio de la pérdida de conciencia. La Guerra del Vietnam fue una suerte de reedición de la Guerra del Opio siendo un pretexto perfecto para crear redes de distribución, principalmente de heroína.
Ello coincidió con la experimentación con LSD, sustancia descubierta en los años 40 en un laboratorio de Suiza. Era lógico que la gente quisiera liberarse de las represiones. Pero la trampa reside en la ausencia de información que permita un adecuado manejo de determinadas sustancias. Sin esto último, las personas se verán avocadas invariablemente al camino de la autodestrucción.
La introducción en una sociedad de una sustancia ajena a esa cultura, unido a la falta de información, es un arma excelente al servicio del control de las poblaciones.
Lo anterior fue exactamente lo que ocurrió con la heroína. Si además de eso, se promocionan a una serie de artistas, especialmente a músicos, consumidores de esa droga, generando de esta manera iconos populares, se habrá allanado enormemente el camino para alcanzar el mencionado objetivo.
Esos iconos populares disfrutan de las mujeres mas bellas, tienen una vida estupenda, ganan mucho dinero y para colmo son libres. Como es perfectamente normal, todo hijo de vecino querrá imitar a esas personas.
Bajo el yugo de un sistema que practica con nosotros muchas clases de tortura, esos personajes se convierten en el principal referente para que los individuos conserven su autoestima.
Desde los años 50 las sociedades están férreamente controladas por la televisión, la cual, es el principal generador de ese tipo de pseudolíderes.
El Rock and Roll fue utilizado para manipular a la gente y como es obvio, para ello, las drogas jugaron un papel crucial.
A aquella generación con inclinaciones místicas se la enfanga en la heroína. De repente se extiende por todas partes. Llegan los 80 y dado que interesa que la gente produzca más y con el ascenso del Neoliberalismo, aparece la cocaína. Primero entre las élites y después llega al resto de la población con la ayuda de unos precios bastante asequibles.
Películas como "Wall Street", "Uno de los Nuestros" o "Scarface" fueron auténticos anuncios de la cocaína. Nos han presentado a los mafiosos y a los cocainómanos como seres muy atractivos que son capaces de saborear cierto tipo de libertad.
Ello por supuesto, conduce a comportamientos imitativos, a cierto nivel, de esos modelos por parte de amplias capas de la población.
Por otra parte, el poder sabe muy bien que cuanto mas negativamente se hable de una determinada sustancia mas personas sentirán el deseo de consumirla.
Saben que mucha gente tiene la creencia de que la libertad no es otra cosa que llevar a cabo todo aquello que se prohíbe. Así nos manipulan.
Paralelamente con el ascenso del consumo de cocaína en los 80, aparece una explosión de drogas de diseño como es el caso del éxtasis.
Sería ingenuo pensar que la elaboración de ese tipo de sustancias, que precisa de un complejo proceso químico para su desarrollo, lo puede llevar a cabo un don nadie.
Cualquier persona con dos dedos de frente sabrá que esto solamente lo pueden hacer personas que sepan mucho, no un poco, mucho. Luego, resulta difícil concluir que detrás de todo ello no se hallan resortes de poder bastante elevados.
A finales del siglo XIX se crea la psiquiatría. Su principio es el descubrir las motivaciones internas que llevan a actuar a las personas tratadas y/o estudiadas.
Desde escuálidos axiomas conductistas de “estímulo - respuesta”, decidieron generar una sociedad ordenada. Hacer que el individuo trabaje para la sociedad al servicio de un gran engranaje, en el que no haya nadie que se salga del renglón.
La psico-farmacología sería la que proveyera a cada uno de los individuos de la emoción que precisara en cada uno de los momentos de su vida. Y de esta manera las sociedades se mantendrían en paz y no se alteraría el status - quo.
Es sencillo percatarse de que la novela "Un mundo Feliz" de Aldus Ashley tiene poco de ciencia ficción en ese sentido. La psico-farmacología es la clave para entender la conexión existente entre las drogas legales e ilegales. El propósito es el de mantener a la gente "en paz", en una paz social buscada por el sistema.
El culmen de todo esto fue el proyecto MK- ULTRA de la CIA que comienza en los años 40. Pero eso no dejó de ser una derivación de lo que estaban haciendo los nazis en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.
Lo peor del Nazismo fue la experimentación con humanos con radiación, con electrosocks y con todo tipo de sustancias. Los conocimientos que se alcanzaron con aquellos experimentos fueron esenciales para las actuales epidemias de heroína, de cocaína, de pastillas etc...
La principal red de distribución de cocaína la creó la compañía Holly Barton. Esta empresa controlaba los principales aeropuertos, a través de los cuales, llegaba a Estados Unidos la droga propiedad de los narcos.
La interrelación entre la CIA y el narcotráfico es algo tan fragante, que incluso, ha habido ex agentes de la DEA que lo han dicho abiertamente y que por cierto, alguno de ellos pagó ese atrevimiento con su vida. Cada vez que se investigaba el tráfico de drogas a gran escala se topaban con la CIA y la investigación quedaba abortada.
Tras la revolución de los ayatolas, Estados Unidos se declaró enemigo de Irán, sin embargo, se descubrió que Estados Unidos estaba intercambiando con Irán armas a cambio de heroína. En este intercambio estaba involucrada la contra nicaraguense, la hondureña y la salvadoreña.
Las guerras de América Latina, al igual que lo que ocurrió con la Guerra de Vietnam, han sido pretextos para la creación de redes de distribución de droga.
En este tipo de dinámicas se pueden incluir otras guerras como la de la ex- Yugoslavia, la de Kosovo o la de Chechenia y por supuesto, situaciones como las que está viviendo México en la actualidad.
El cartel de Cali estaba relacionado con el partido Republicano de Estados Unidos y el cartel de Medellín con el partido Demócrata. Estos dos cárteres de la droga financiaban a los citados partidos sus respectivas campañas electorales.
En los años 80 principalmente existían dos aeropuertos que funcionaban como el puerto de entrada de la cocaína en Estados Unidos: El de Nueva York y el de Mena- Arcansas.
El fiscal general de Arcansas, por aquel entonces, hizo algunas disposiciones para lavar el dinero de la droga.
Este fiscal general posteriormente pasó a ser el gobernador de ese estado y un poco mas adelante presidente de Estados Unidos. Este hombre se llama Bill Clinton.
La droga es el lubricante de la economía mundial. El sistema financiero internacional no podría sobrevivir sin esas enormes cantidades de dinero libres de impuestos.
Tampoco podemos olvidar que la existencia de paraísos fiscales esta íntimamente relacionada con las grandes redes del narcotráfico.
Por ello, es esencial conocer que el tráfico de drogas a gran escala esta controlado desde las cotas más altas del poder.
submitted by josema3 to podemos [link] [comments]